Taxistas de Madrid intentando bloquear el acceso a Fitur.

Taxistas de Madrid intentando bloquear el acceso a Fitur.

Empresas MOVILIDAD

El Taxi pierde la batalla en Madrid: ni puede con Garrido ni daña a Fitur

Ifema confirma que Fitur cerrará con un crecimiento de visitantes, pese al bloqueo de los taxistas.

Fernando Cano Yasmina Pena Arturo Criado

Entrando en el quinto día de huelga, el Taxi de Madrid ha perdido una de sus grandes bazas en su lucha para intentar limitar el uso de los vehículos VTC en la ciudad. Este jueves Ifema ha confirmado que Fitur ganará visitantes respecto del año pasado ya que hasta el momento se han contabilizado 110.000 personas, un 1% más y a falta de tener las fechas definitivas de cierre de este viernes, todo hace prever que el número final de visitantes será mucho mayor.

Una cifra que se ha conseguido pese importante bloqueo que han realizado los taxistas durante toda la semana, sin prestar el servicio y protestando en las puertas del recinto ferial. Los taxistas más radicales de Madrid prometieron tumbar una de las ferias más emblemáticas de España y una de las fuentes de mayores ingresos de Madrid, pero no lo consiguieron y las cifras así lo demuestran.

Una buena noticia para el presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, que ha aguantado las presiones y se ha negado a ceder a las propuestas del Taxi sin sentarse a negociar las peticiones del sector que exige que se establezcan condiciones que limitan duramente la actividad de los vehículos VTC. En Barcelona lo consiguieron, pero Madrid no ha cedido.

Amenazan con huelgas de hambre 

Garrido apuesta por la convivencia de los dos modelos de movilidad y -a diferencia de la Generalitat- no se ha plegado a las exigencias del Taxi. En su última comparecencia del jueves ha sido claro y ha lanzado una advertencia a los sectores más radicales, quienes -ha dicho- por apostar por "todo o nada, es fácil que se queden con nada".

De esta manera, sin el apoyo del gobierno regional y tras el fiasco del bloqueo de Fitur, son pocas las cartas que le quedan por jugar al sector en Madrid, pese a que este jueves han mantenido su huelga indefinida y han amenazado con huelgas de hambre y con encadenarse. La amenaza del bloqueo de otros eventos es una de ellas, pero no dejan de ser acontecimientos que no tienen la repercusión de Fitur.

Durante los dos primeros días han entrado a Ifema, según su director Eduardo López-Puertas, 110.000 personas. Eso es un 1% más que el año anterior y eso que a la hora a la que se aportó la información todavía no había cerrado la feria. “Estamos tratando de valorar pero la verdad es que los números nos están diciendo que no” ha afectado, afirmó el director del recinto a EL ESPAÑOL. 

Éxito del transporte público 

Una buena noticia que ha celebrado el sector. Eduardo López-Puertas reconocía estar “bastante contento” porque además de que la feria estaba siendo nuevamente un éxito, pudieron celebrarse “todas las ponencias y todas las reuniones”. 

Un éxito al que han contribuido los distintos medios de transporte público de Madrid. López-Puertas agradeció al metro y a la EMT porque han ampliado los horario de acceso, lo que permitió a la gente llegar a sus citas “con absoluta seguridad personal”. “No ha habido ningún incidente dentro de nuestro recinto que es lo mejor que podemos decir”. De hecho, el jueves 35.000 personas fueron a Fitur en Metro.

Incluso este colectivo pudo hacerse de oro estos días porque, como explicó López-Puertas, a la Feria han ido una importante cantidad de turistas extranjeros cuyo gasto en hoteles, restaurantes y medios de transporte “es mucho mayor de los que sería el público local”. 

Las razones de Ángel Garrido

En el caso de Ángel Garrido, y como ha explicado este periódico, tiene varias razones más para no ceder al Taxi y quizá la más importante es una cuestión económica. Si la Comunidad de Madrid legisla una precontratación, podría tener que enfrentarse (como le puede ocurrir a Cataluña) a pagar millonarias indemnizaciones a las VTC. 

Se habla de cerca de 1.800 millones de euros, y no hay que olvidar que el decreto Ábalos todavía no cuenta con el compromiso que exigían los grupos parlamentarios de que sea el Estado quien asuma las compensaciones si hay que pagarlas. 

La última razón es política. Garrido parece sabedor de que cuenta con el respaldo de la ciudadanía y, por tanto, se ve capacitado para mantener el pulso a los taxistas. Sobre todo porque Fitur ha mantenido su afluencia sin resentirse por el paro del Taxi.