Torres de La Caixa en Barcelona en una imagen de archivo.

Torres de La Caixa en Barcelona en una imagen de archivo.

Empresas

Caixabank expondrá el 10 de enero a los sindicatos las condiciones del ERE

Noticias relacionadas

El 10 de enero. Ese es el día en el que Caixabank y los sindicatos se verán las caras para empezar a negociar cómo afectará a la plantilla el nuevo plan estratégico 2019 - 2021 de la entidad. Será la primera reunión en la que se presentará la propuesta de la empresa, y que tendrá que ser estudiada posteriormente por los representantes de los trabajadores. 

Los sindicatos temen que se pueda plantear un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en el que abandonen la entidad entre 2.000 y 2.500 trabajadores. Sería la consecuencia, dicen, del cierre de 821 oficinas bancarias en los próximos tres años. De este modo, al cierre completo del plan, la entidad contará con 3.640 sucursales frente a las 4.461 que tiene en este momento. 

Según explican fuentes sindicales la dirección del banco ha planteado su intención de poner encima de la mesa un despido colectivo, la modificación sustancial de las condiciones de trabajo y la movilidad geográfica para algunos de sus empleados.

El modelo 'Store'

La mesa de negociación que se constituirá el próximo 10 de enero servirá como inicio de unas negociaciones que serán intensas. El propio consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, explicaba en Londres en la presentación del plan estratégico que su intención es que haya una negociación que permita “hacer frente de la mejor manera posible” la nueva organización. 

El objetivo de Caixabank es reorganizar toda su red comercial para ajustarla a las demandas de los clientes. Para ello cerrará 821 sucursales, pero ampliará su modelo de oficina Store para llegar a las 600 lo que supone duplicar su cifra actual. Se trata de oficinas más grandes con mayor especialización de los gestores y un horario de atención continuado hasta las seis y media de la tarde. 

Al ser oficinas más grandes permiten la presencia de una media de doce trabajadores frente a los cuatro de una oficina normal. Atienden a cerca de 7.800 clientes, casi tres veces más que las agencias tradicionales. Esto supone un aumento de productividad por empleado del 21%, según datos de la propia Caixabank.

Apuesta por 'inTouch' y Agrobank

Además, el banco que lidera Gonzalo Gortázar quiere también reforzar el servicio de atención virtual inTouch, que permite tener un gestor personal online. La intención es que muchos de los trabajadores de las oficinas que puedan cerrar también vayan a reforzar este servicio. ¿Objetivo? Alcanzar los 2,6 millones de clientes a finales del 2021.

También se quiere reforzar Agrobank, la rama centrada en las zonas rurales y con la que se busca evitar la exclusión financiera. 

Todas estas variantes son las que se están teniendo en cuenta, explican fuentes de Caixabank, a la hora de plantear la propuesta a los sindicatos el próximo día 10. Será entonces cuando se conozca con exactitud el número de trabajadores que podrían verse afectados por un Expediente de Regulación de Empleo. Lo que sí dejan claro, y ya lo dijo Gortázar en Londres, es que el ajuste no será directamente proporcional al cierre de oficinas.