Patinete eléctrico

Patinete eléctrico

Empresas

Carmena da 72 horas a las empresas para retirar los patinetes de Madrid

El Ayuntamiento de Madrid ha dado 72 horas a las tres empresas que gestionan patinetes eléctricos en Madrid (Voi, Wind y Lime) para que los retiren. La razón esgrimida para está drástica decisión es que las empresas no han cumplido la documentación requerida para prestar el servicio.

El consistorio ha comunicado que "deniega las solicitudes de autorización de operación de patinetes eléctricos de Voi, Wind y Lime. En los tres casos se ha notificado hoy la correspondiente resolución denegando la autorización y ordenando la retirada de todos los patinetes que pudieran tener desplegados en la ciudad en un máximo de 72 horas".

La causa fundamental es la no determinación de las zonas en las que los clientes de esos servicios pueden comenzar o terminar el viaje, lo que cada una de esas empresas puede limitar a través de su app. El Ayuntamiento ha exigido que se excluyan aquellas zonas donde, conforme a la Ordenanza de Movilidad Sostenible, no sería posible la utilización del patinete eléctrico, como calles y espacios peatonales o grandes glorietas donde confluyen vías de múltiples carriles y con velocidad máxima de 50 kilómetros por hora. Ninguna de las tres empresas había fijado adecuadamente en su app las zonas donde sus clientes pueden empezar y acabar los viajes.

Además, Lime no ha habría entregado la documentación electrónica en el plazo requerido que garantice la interoperabilidad de sus sistemas informáticos con los del Ayuntamiento (para que el Ayuntamiento pueda comprobar en cualquier momento que el número y ubicación de sus patinetes en conforme con la autorización que se les pudiera otorgar).

En los tres casos notificados hoy, podrán volver a solicitar una nueva autorización en cualquier momento conforme a lo previsto en la Ordenanza de Movilidad Sostenible.

Voi anuncia que retirarán los patinetes

Paula Gallego Heras, responsable de marketing de Voi, realizó un comunicado en el que afirmaba que la compañía iba a retirar todos sus patinetes dentro del plazo dado por el Ayuntamiento de Madrid. Del mismo modo, Gallego afirmó que Voi ya está trabajando en añadir las peticiones del Ayuntamiento para cumplir todos los requerimientos.

En Madrid hay un total de 18 empresas interesadas, que tienen que formular su solicitud de autorización formal en las próximas fechas. Según el Ayuntamiento "se estudiarán las solicitudes para asegurar un reparto equilibrado por la ciudad y evitar la saturación de zonas, así como para garantizar las condiciones de seguridad vial y peatonal".

Las empresas, entre otros requisitos, tienen que tener seguro, adecuar sus apps a las zonas transitables en patinete eléctrico (calles a 30 kilómetros por hora, carriles bici y pistas bici) y garantizar la interoperabilidad de sus sistemas informáticos de localización de los patinetes con los del ayuntamiento para que se pueda comprobar el número y la ubicación de sus patinetes conforme a la autorización que se les pudiera entregar.

El Ayuntamiento ha declarado que "dará autorizaciones atendiendo a un reparto equilibrado en la ciudad, en función de los kilómetros patinables, y exigirá que se redistribuyan correctamente en función de las autorizaciones concedidas".

En la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible, en vigor, desde el 24 de octubre, los patinetes eléctricos tienen prohibido ir por la acera. Pueden circular por carriles bici y por calles a 30 kilómetros por hora, aproximadamente un 85% de las calles de Madrid. Fundamentalmente, son aquellas de un carril por sentido o un solo carril.

Esta situación se suma a las malas noticias que ya habían recibido estas empresas hace pocos días tras el anuncio de que la Dirección General de Tráfico trabaja en un real decreto para impedir que los patinetes eléctricos circulen por la acera y para establecer una velocidad máxima para ellos de 25 kilómetros por hora.

La idea de Tráfico es que los usuarios de estos patinetes no necesiten un permiso de conducción, al ser catalogados como vehículo de movilidad personal con propulsión eléctrica, pero sí que deban someterse a controles de alcoholemia y drogas, como los conductores.