Ilustración de Chipi.

Ilustración de Chipi.

Empresas

Ángel Cano y Rodríguez Zapatero se alían en Chipi para unir el ‘carsharing’

Los exCEO de BBVA y Google invierten en una app que busca agrupar a todas las plataformas de transporte urbano.

La movilidad está de moda. La necesidad de reducir la contaminación en las ciudades, así como el cambio de chip de los millennials que ya no buscan la propiedad del vehículo, está generando nuevas oportunidades de negocio. No se trata ya sólo de Uber y Cabify; se trata también del carsharing, el motosharing y de la más reciente fiebre de los patinetes o las bicicletas.

Distintas formas de transporte que juegan distintos roles en una misma ciudad en combinación con el transporte tradicional tanto público como privado. Así que ante esta explosión de apps que han ido surgiendo surge también la posibilidad de intentar convertirse en gran agregador de todas ellas. O, al menos, en el gran comparador que permita conocer al usuario qué alternativa le resulta más interesante en tiempo y precio.

Un espacio que intenta ocupar desde 2016 Chipi, una app creada por Emilio Mellado, Javier Galve y Jorge Jurado, que cuenta con más de treinta operadores de movilidad urbana, 60.000 usuarios y presencia en Madrid, Barcelona y Málaga.

¿Su gran ventaja? Es la única aplicación de este tipo, a diferencia de otras como Free2Move, que ya tiene la localización de todos los coches compartidos de Car2Go, Emov, Zity y Wible.

Quién está detrás

¿Su funcionamiento? Sencillo. En un mapa geolocaliza los medios de transporte más cercanos; y en otra pantalla permite comprar los precios. Elegido el servicio escogido redirige a la app de la empresa para poder efectuar la reserva. Algo que les permite hacer “captación con un coste de adquisición que pagan las plataformas”, explica Emilio Mellado, su CEO.

Una auténtica mina de datos para las empresas de movilidad, dado que cuentan con las preferencias de uso de todos sus usuarios, y con ellos pueden establecer patrones de comportamiento. Así que visto lo que tenían entre manos decidieron dar un paso más para convertirse “en la puerta de entrada para cualquier servicio de alquiler” relacionado con el transporte urbano.

Para lograr su objetivo lanzaron en 2017 una ronda de financiación en la que entraron Javier Rodríguez Zapatero, el exCEO de Google; Ángel Cano, ex consejero delegado del BBVA; Domingo Caamaños, exCEO de Alphabet Fleet Services; Julián Recuenco, ex CEO de Seur Logistics o Nacho Pinedo, CEO del centro de enseñanza Isdi.

Entre todos aportaron 180.000 euros que les han permitido trabajar en las primeras versiones de la aplicación, que opera a través de la empresa World Wide Mobility, cuya cara visible es el comparador de precios.

Las otras divisiones

Detrás de ella hay otras dos divisiones más: Chipi Data, que ofrece los datos de movilidad urbana en base a la app y que vende a las empresas. La última división es la unidad de tecnología, que se ocupa del desarrollo de tecnologías en el área de la movilidad. “Nos permite efectuar toda la tecnología que está detrás de los alquileres; desde el que necesita el coche para funcionar hasta el desarrollo de la app que se puede necesitar”.

Todo un conglomerado que les permite pensar en el break even al cierre de este 2018, con una facturación anual que estará en torno a los 100.000 euros, explica el consejero delegado.

No se plantean objetivos a corto plazo, pero sí tienen claro que “en los próximos cinco años el mercado de la movilidad urbana va a tener una capacidad mucho mayor”. Sobre todo, explica, a medida que los distintos operadores “reduzcan los costes por el movimiento de vehículos que están parados, ya que su rotación es de dos horas”.

El coche autónomo

En Chipi se preparan para lo que viene y ya están preparando planes de futuro. Para empezar, extender su plataforma de software a los coches de alquiler. “¿Tiene sentido seguir haciendo colas en los aeropuertos para alquilar un vehículo? Tenemos todo el software que requieren para poder hacer una reserva en Internet, y que el usuario pueda ir directo a buscar su coche a la llegada”, relata Mellado.

No son las únicas vías de trabajo en las que están inmersos. El CEO de Chipi reconoce que son muchas las empresas que se les acercan por la vía del comparador. Desde aseguradoras a compañías que desean hacer publicidad o venta de algún tipo de producto. Sin embargo, asegura que son contactos muy preliminares a los que les queda mucho camino por recorrer.

Aunque no lo diga, el otro gran objetivo es el de conseguir que las plataformas les permitan reservar directamente a través de Chipi, sin necesidad de tener que redireccionar a la app de cada empresa. Un objetivo ambicioso para el que todavía queda mucho camino por recorrer, sobre todo porque las compañías son todavía muy recelosas a dejar pasar a los usuarios, ya que ellas ven también modelos propios de negocio. Al mismo tiempo, y aunque tampoco lo digan en voz alta, reconocen que llegará un punto en el que será necesario unificarse porque el usuario no querrá tener tanta app descargada en su móvil. 

El camino de Chipi, como el de la movilidad, acaba de empezar. En especial porque su CEO reconoce que todavía estamos en pañales, y que “la gran disrupción será el coche autónomo, para el que no nos quedan más de cinco años para tenerlo en las calles”.