Marcos de Quinto, exvicepresidente de Coca-Cola y exconsejero de Telepizza en una imagen de archivo.

Marcos de Quinto, exvicepresidente de Coca-Cola y exconsejero de Telepizza en una imagen de archivo. Jorge Barreno.

Empresas DIRECTIVOS

La CNMV, harta: las empresas deben explicar mejor las salidas de sus directivos

Telepizza tendrá que responder ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por la salida de Marcos de Quinto como consejero el pasado mes de mayo. Un adiós que se justificaba con el tradicional párrafo que esgrime “motivos personales”, pero que no responde a la verdad. El regulador sospecha (y con razón) que hay algo más detrás su marcha que no se ha comunicado a los accionistas de la compañía.

Esa investigación, abierta el pasado viernes, y que se ha comunicado por primera vez al público, no será la última. Según fuentes consultadas por EL ESPAÑOL, el regulador está dispuesto a que la información transmitida al mercado sea veraz y cada vez más transparente. Precisamente, uno de los puntos donde flaquean las empresas es en la comunicación de las salidas de los miembros de su consejo de administración y, por tanto, en ellas se va a poner el foco.

“Se trata de una buena noticia que ayudará a una mayor transparencia”, explica el socio de Lean Abogados, Rodrigo Vilallonga. Sin embargo, el letrado cree que será muy complicado para la CNMV demostrar que no existen esos “motivos personales” para abandonar el puesto, y que son tan socorridos para las compañías a la hora de justificar las salidas.

“En muchas ocasiones son los propios consejeros quienes en su comunicación definitiva esgrimen esa justificación para no aumentar el enfrentamiento con el resto del consejo”, apunta. No obstante, y aunque eso pudiera ocurrir, el regulador tendrá derecho al acceso de las actas de los consejos previos a la salida, en los que se pueda atisbar qué es lo que ha ocurrido, y también a cualquier otra comunicación previa.

En el caso de Marcos de Quinto todas esas informaciones deberían reflejar que su adiós responde a su disconformidad con la estrategia de Telepizza. En concreto, y como él mismo avanzó a EL ESPAÑOL, todo se debió a que votó en contra del acuerdo para que la empresa se convirtiera en el Master Franquiciado en España y Portugal de Pizza Hut. Un acuerdo que fue ratificado posteriormente por los accionistas de Telepizza, pero que para De Quinto supone pegarse un tiro en el pie.

De Quinto podría verse salpicado

Una vez que concluya la investigación de la CNMV, amparada en la Ley del Mercado de Valores, se tendrá que comunicar si ha existido o no algún tipo de falta. En caso de que así sea, Telepizza se enfrentaría a una infracción muy grave, que acarrearía una sanción económica que, incluso, podría llegar a afectar al propio Marcos de Quinto si se demuestra que hubo algún tipo de connivencia para intentar ocultar al mercado los motivos de su adiós.

Letrados consultados por este periódicos confirman que probar esa relación será compleja, pero que este caso servirá de base para el futuro. A partir de ahora los consejos de administración tendrán que pensarse dos veces la manera en la que formulan el anuncio del adiós a un consejero, relatan.

La Ley del Mercado de Valores establece que cometer una infracción muy grave puede conllevar alguna o varias sanciones. Éstas pueden ir desde una multa que puede ir desde los 600.000 euros; el 5% de los recursos propios de la entidad infractora o el 5% de los fondos totales propios o ajenos utilizados en la infracción. También podría haber suspensiones para la compañía o sus administradores.

La sanción, en un año 

¿Cuánto tiempo tiene la CNMV para estas investigaciones? La legislación le otorga el plazo de un año para poder llevarla a cabo. Por tanto, habrá que esperar de qué forma termina el expediente abierto contra Telepizza, algo que se comunicará también al mercado como ha ocurrido con la apertura del procedimiento.

Es la primera vez que la CNMV anuncia la apertura de un proceso sancionador, algo que hasta ahora se mantenía en secreto, y que sólo se comunicaba cuando había una resolución firme. Sin embargo, el propio presidente, Sebastián Albella, reconocía antes del verano que su intención es conseguir que los inversores estén mejor informados y mejor formados, así como que tengan una mayor protección por parte del regulador.

Además, amparada en la Ley del Mercado de Valores, la CNMV va a hacer públicos los procedimientos. Se trata de una medida que ya aplica desde hace tiempo la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y que da publicidad a procesos de este tipo una vez que decide poner en marcha una investigación.