Mariano celebra junto a Asensio y Marcelo un gol

Mariano celebra junto a Asensio y Marcelo un gol Reuters

Empresas TELECOMUNICACIONES

Las agresivas promociones de las ‘telecos’ tienen los días contados: ¿y ahora qué?

Noticias relacionadas

Los chollos del verano de las 'telecos', que se han prolongado en este comienzo de curso, tienen los días contados. Según ha podido confirmar EL ESPAÑOL, la idea es terminar con estas ofertas como tarde a finales de octubre y comienzos de noviembre, tras asumir el fin de las campañas del fútbol y para evitar el impacto de estas rebajas en sus cuentas en el mediano plazo.

Impulsados por el comienzo de la temporada del fútbol, y después de que Telefónica comprase los derechos de la Champions League y los alquilase a Orange, se ha desatado una batalla en la que estas dos 'telecos' intentan arrebatar clientes a Vodafone -que se ha quedado sin la Champions y El Partidazo- con agresivas promociones que los británicos han contestado regalando un año de su televisión.

Una guerra del fútbol que ha arrastrado a todos los segmentos y productos, no solo de las tres grandes, sino también de sus segundas marcas. Las ofertas de televisión son los productos estrella, pero no son los únicos: fibra y paquetes convergentes a mitad de precio y gigas gratis para el móvil también complementan estas estrategias.

Grandes esfuerzos comerciales 

Estas ofertas han ido acompañadas de masivas campañas de marketing por todos los canales posibles: vallas publicitarias en calles, carteles en centros comerciales, publicidad en prensa, televisión y radio y captación directa son solo algunas de las armas que todos han intensificado en los últimos días.

Unos esfuerzos comerciales bestiales que parecen que llegarán a su fin en los próximos días, al menos en el nivel que los vemos hasta ahora. Estamos hablando de que las nuevas altas que se produzcan a partir de los próximos meses ya no contarían con estas promociones tan agresivas, aunque algunas telecos buscarán un punto intermedio para seguir atrayendo clientes.

Según ha podido conocer este periódico, hay operadoras que incluso ya tienen decidido terminar con sus ofertas de verano incluso desde el 1 de octubre, lo que generaría un efecto en cadena y quitaría presión al resto de competidores que, al hilo del mercado, también reducirían sus promociones hasta acercarse a un umbral más cercano a la rentabilidad.

El llamado de Orange

El pasado martes el CEO de Orange Laurent Paillassot, lanzó la primera señal de alarma al mercado sobre estas estrategias durante los meses de verano y comienzo de este curso. Paillassot advirtió que el agresivo nivel de ofertas, que en algunos caso ha llevado a rebajar a la mitad y durante más de un año los paquetes convergentes, “no es razonable en el tiempo”.

Desde Orange reconocen que estas promociones son rentables solo si es que sirven para aumentar y fidelizar clientes en el mediano y largo plazo, pero que no se pueden mantenerse eternamente. En privado reconocen que no son partidarios de este tipo de movimientos aunque indican que son necesarios para mantener el tipo y no sufrir una fuga de clientes que podrían marcharse a una competencia que “tira la casa por la ventana”.

De hecho, y siempre en privado, fuentes de otras operadoras reconocen que el mercado no puede aguantar, incluso en el corto plazo, una presión comercial tan alta ya que los elevados costes de promociones, de márketing, de publicidad y de captación, tarde o temprano repercutirán en las cuentas de las compañías y que impedirán rentabilizar sus productos y contenidos.

¿Subirán los precios?

¿Y qué pasará después del fin de los chollos del verano? Las operadoras han indicado a este periódico que la idea es estabilizar los precios en valores normales y accesibles al menos por algunos meses, lo que descarta -de momento- algunas eventuales subidas antes de finales de año y comienzos del próximo.

En las telecos existe el convencimiento de que se necesitará subir los precios en el mediano plazo, pero también creen que es momento de consolidar los abonados que han ganado -o perdido- en la guerra del fútbol.

De esta manera, sería muy difícil -y casi suicida- que alguna compañía se pusiera a subir los precios “al menos en los próximos seis meses”, indican fuentes del mercado a este diario. Todo está abierto.