El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno.

El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno.

Empresas

Dimas Gimeno no logró que su tío le avalara los 40 millones que debe a Hacienda

El expresidente de El Corte Inglés ha pedido un préstamo al Santander para poder hacer frente a las deudas. 

Las relaciones entre el expresidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, y su tío César Álvarez no pasan por su mejor momento. El distanciamiento se ha producido después de que el hermano de Isidoro Álvarez haya rechazado avalar el préstamo bancario que ha solicitado Gimeno para saldar deudas con Hacienda. En total, 40 millones de euros en concepto de Impuesto de Sucesiones por la herencia del fallecido expresidente de los grandes almacenes.

El préstamo fue solicitado al banco Santander y, al parecer, Dimas Gimeno intentó buscar una serie de avalistas entre sus más allegados para intentar suavizar las condiciones que le imponían para prestarle el dinero, aunque sin mucho éxito.

Entre las personas a las que el expresidente tanteó se encuentra su tío César Álvarez, que rechazó por completo la petición de su sobrino.

Acciones pignoradas

El riesgo a tener que responder con sus propios bienes en caso de un impago por parte de Dimas fue lo que llevó al hermano de Isidoro a responder con un 'no'  a las pretensiones del expresidente de El Corte Inglés.

Esa negativa complicó mucho las negociaciones que Gimeno mantenía con el Santander, que exigió finalmente que las acciones que tiene en IASA (donde comparte accionariado con su madre, su tío César y las hijas de Isidoro, Marta y Cristina) quedaran pignoradas para cubrir posibles problemas.

El acuerdo cerrado entre Dimas y el Santander contempla, además, que la entidad financiera será quien cobre los dividendos de la sociedad (cuyos ingresos provienen fundamentalmente de su participación en El Corte Inglés) en concepto de intereses por el préstamo de 40 millones de euros que le ha hecho el banco.

La negativa de César Álvarez no sólo le ha supuesto a Gimeno un quebranto económico, también deja a la vista de todo el mundo que las relaciones entre ambos no son tan buenas como se empeñan en hacer ver desde el entorno del expresidente. También arroja dudas sobre qué ocurrirá a partir de ahora en la estrategia judicial (en la que se supone que actúan como una piña) que mantienen contra las hermanas Marta y Cristina Álvarez en IASA.

Desde el entorno de Dimas Gimeno han descartado, en conversación con EL ESPAÑOL, que haya fricciones con su tío César. Insisten en que las relaciones entre ambos son muy positivas, y recuerdan que todavía tiene una carencia de cinco años para poder hacer frente a los pagos con la Agencia Tributaria. 

La deuda tributaria

El endeudamiento de Dimas Gimeno con la Agencia Tributaria llega a los 40 millones de euros, y deriva de la participación que su tío Isidoro Álvarez le dejó en su sociedad patrimonial, IASA, y gracias a la cual tiene el 2,8% de las acciones de El Corte Inglés de forma indirecta.

Los principales accionistas de IASA son las hijas de Isidoro Álvarez, Marta y Cristina, que ostentan el 69% del capital social. El 31% restante se divide entre el propio Gimeno, su madre y su tío que también fueron legatarios tras la muerte del expresidente.

Pero Gimeno no es el único que tiene deudas con Hacienda. También su madre, María Antonia, adeuda otros 30 millones y su tío César otros 30 millones. En total, 100 millones de euros en concepto de Impuesto de Sucesiones por el legado de Isidoro Álvarez.

Buena parte de los problemas que se viven en la familia del expresidente de El Corte Inglés tienen su origen en este proceso. El Impuesto de Sucesiones es prácticamente nulo para las hijas de éste, Marta y Cristina, pero no así para los legatarios: Dimas, María Antonia y César, que tributan cerca del 30% del valor de los títulos recibidos. 

La Junta 

Los problemas familiares del expresidente discurren en paralelo con los de El Corte Inglés, que celebrará su junta de accionistas el próximo 26 de agosto. En esa reunión se ratificará el nombramiento de Nuño de la Rosa como presidente de los grandes almacenes tras la destitución de Gimeno.

También se decidirá sobre el futuro de Florencio Lasaga, Carlos Martínez Echevarría y Paloma García (cartera Mancor) en el seno del consejo. Su mandato vence y debe decidirse si se renuevan o si, por el contrario, se elige a algún nuevo consejero.

Además, se dará luz verde a las cuentas del pasado ejercicio, el primero con Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo como ejecutivos, en el que los beneficios aumentaron un 25% hasta los 202 millones de euros.