Los coches de segunda mano que menos se averían

Los coches de segunda mano que menos se averían

Empresas

Los impuestos al diésel disparan el mercado de coches gasolina de segunda mano

Noticias relacionadas

La preocupación por la subida impositiva al diésel anunciada por el Gobierno de Sánchez para los próximos meses ya hace moverse a los consumidores: la búsqueda de coches de gasolina de segunda mano ha crecido un 65% desde febrero. Además, los vehículos de este combustible han sido un 40% más buscados que los de gasoil, algo que supone un marcado cambio de tendencia. 

A pesar de estas cifras, en la actualidad tres de cada cuatro automóviles semi-nuevos o de kilómetro cero vendidos todavía utilizan gasoil como carburante, por el 22% que usan gasolina. "Dadas las elevadas ventas históricas de diésel, la oferta de vehículos seminuevos del mercado es -aún- mayoritariamente de este combustible" afirma Carlos Rivera, cofundador de Clicars, la startup española de venta de vehículos por Internet que ha publicado estos datos. 

Cuestión de emisiones

Desde Clicars recuerdan que con la entrada en vigor de las normas Euro 6, que fijan los límites de emisión de los motores de combustión interna en Europa, los nuevos vehículos han reducido drásticamente sus niveles de contaminación, en especial los diésel

"Desde el 1 de septiembre de 2015, todo coche nuevo vendido en Europa debe cumplir la dura normativa anticontaminación Euro 6, especialmente severa con partículas en suspensión y NOX. El uso extensivo del AdBlue y otros sistemas anticontaminación avanzados en motores diésel hace que estén casi a la par que los coches gasolina en lo que se refiere a la emisión de gases contaminantes" declara Rivera.

El error impositivo

Así, la legislación de la Unión Europea ha conseguido que desde su primera regulación en 1992, la llamada Euro 1, se hayan reducido los límites de partículas en suspensión (PM) en un 96% y la de óxidos de nitrógeno (NOX) en un 84%. 

Por estos motivos, el cofundador de Clicars recuerda que "la Unión Europea ya ha declarado que es un error gravar en mayor medida a los todos vehículos diésel, con medidas como el aumento del precio del carburante, cuando son solo los más antiguos los que realmente contaminan en demasía", sentencia.