Jesús Nuño de la Rosa, presidente de El Corte Inglés.

Jesús Nuño de la Rosa, presidente de El Corte Inglés.

Empresas DISTRIBUCIÓN

Nuño de la Rosa introduce cambios en El Corte Inglés y crea la comisión de nombramientos

El nuevo presidente de los grandes almacenes ha presentado al consejo de administración su plan para relanzar el grupo.

El nuevo presidente de El Corte Inglés, Jesús Nuño de la Rosa, ya ha empezado con los cambios en los grandes almacenes. Apenas dos semanas después de su nombramiento, Nuño de la Rosa ha presentado este miércoles al consejo de administración su plan para relanzar el grupo.

Un plan que ha recibido el respaldo de los consejeros durante una reunión en la que se ha aprobado la creación de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones. Hasta ahora, El Corte Inglés contaba únicamente con la Comisión de Auditoría y Control, presidida por Manuel Pizarro.

Además, durante la reunión del consejo se ha propuesto la creación de una Comisión de Responsabilidad Social Corporativa y la regulación del Comité de Dirección, entre otras mejoras de gobierno corporativo.

Por otra parte, se han anunciado normas sobre conflictos de interés para administradores, directivos y empleados. Asimismo, el consejo ha decidido nombrar vicesecretario a Juan Moral, responsable de la Asesoría Jurídica de El Corte Inglés.

Dimas Gimeno continúa peleando

No obstante, y aunque El Corte Inglés trata de continuar su camino en la parte de los grandes almacenes, lo cierto es que la batalla por el poder, que se saldó con la destitución de Dimas Gimeno, no ha terminado.

También este miércoles el expresidente de la cadena ha presentado una querella criminal contra uno de los responsables de los Servicios de Seguridad de la compañía, Juan Carlos Fernández Cernuda, por un presunto delito societario y otro de corrupción entre particulares.

Así, según fuentes cercanas a Gimeno, el expresidente ha decidido interponer la querella ante la "reiterada negativa" del consejo de administración a esclarecer los hechos denunciados y "con el único fin de proteger el legado familiar, a los accionistas, bonistas y, sobre todo, al mejor activo de El Corte Inglés, sus trabajadores".