Una jarra de cerveza, en una imagen de archivo.

Una jarra de cerveza, en una imagen de archivo. EFE

Empresas DISTRIBUCIÓN Y CONSUMO

La cerveza sin alcohol supone casi un 15% de toda la que se bebe en España

  • El sector cervecero comercializó 35,7 millones de hectolitros a lo largo de 2017, un 3,8% más que el año anterior.
  • La cerveza se bebe en los bares: su consumo en hostelería representa un 63% del total.

A España se le da bien este sector y está en condiciones de competir, tanto dentro como fuera del país. Las compañías cerveceras comercializaron 35,7 millones de hectolitros a lo largo de 2017, lo que supone un 3,8% más respecto al año anterior. Los responsables más señalados, el turismo y la recuperación económica.

"Somos el cuarto país productor de cerveza de la Unión Europea -por detrás de Alemania, Reino Unido y Polonia- y el undécimo a nivel mundial", apunta Jacobo Olalla, director general de Cerveceros de España. Durante 2017, la entidad contó 521 instalaciones productivas de cerveza, 35 más que el año anterior. La mayoría están concentradas en Cataluña (103 cerveceras), Andalucía (83) y Castilla y León (51).

A pie de calle, la media de consumo de los españoles se sitúa en 48,3 litros, muy por debajo de la media europea, situada en los 76 litros anuales. "Es el ejemplo del consumo sensato que se hace en España de la cerveza", insiste Olalla. De hecho, en esto España es líder: en torno al 14% de la cerveza que se consume dentro de nuestras fronteras es sin alcohol, y, además, un 10% de lo que se produce corresponde a esta variedad.

Hacia fuera

Destaca el papel del sector cervecero español en las exportaciones, con cada vez mayor relevancia. Durante 2017, España exportó 2,9 millones de hectolitros, que se traduce en un aumento del 240% respecto a hace una década. ¿A dónde? Portugal, China, Reino Unido y e Irlanda.

Teniendo en cuenta que muchos de los turistas que recibe el país pertenecen a los dos últimos mencionados, "la popularidad" de las marcas españolas entre estos visitantes explican, dicen estos expertos, "el protagonismo" del sector cervecero fuera de nuestras fronteras.

Reina en la hostelería

La cerveza en España se consume, sobre todo, en los bares. Así, el consumo de esta bebida en hostelería representó el 63% del total, un 6,7% más que en 2016. Un dato que corresponde a cómo se toma culturalmente. "Se consume con alimentos, aperitivos, tapas", enumera Emilio Gallego, secretario general de la Federación Española de Hostelería. De hecho, más del 60% del total de consumo de cerveza en hostelería se hace durante comidas o cenas.

Andalucía, el sur de Extremadura y Ceuta y Melilla siguen coronándose como los lugares donde más cerveza se vende, con unos 8,5 millones de hectolitros comercializados en 2017, que suponen un 23,7% del total.

Después de tirar cohetes un año más, para 2018 el sector espera que la celebración sea más tímida. "No hemos empezado bien el año", apunta Olalla. Entre las razones, la climatología, que no ha acompañado para salir a las terrazas, y el turismo: "Nos tememos que ha tocado techo".

Aún así, abogan porque la apuesta por el sector no decaiga. Según sus datos, recogidos en el Informe Socioeconómico de Cerveceros de España, la cerveza es la bebida con contenido alcohólico con mayor impacto en la generación de empleo y recaudación de impuestos. Su valor, dicen, supera los 15.500 millones de euros, alrededor del 1,3% del PIB, y genera cerca de 7.000 millones de euros de "valor añadido" a la economía. Además, la práctica totalidad del lúpulo y la malta cervecera que se utiliza para su elaboración se cultiva dentro de nuestras fronteras.