Bosch aumentó un 2,6% su facturación en España, hasta los 2.400 millones

Bosch aumentó un 2,6% su facturación en España, hasta los 2.400 millones

Empresas

Bosch quiere ser el referente de la movilidad: del 'scooter' al coche compartido

  • La filial española presenta dos novedades para posicionarla como marca líder en la movilidad conectada
  •  

Noticias relacionadas

Bosch ya ha puesto la primera piedra de los cimientos que elevó el pasado mes de febrero durante el Bosch Connected World de 2018. Toda la revolución mundial con coches conectados, con movilidad eficiente y libres de humo se hará realidad, poco a poco, en Madrid.

Durante la presentación de resultados esta semana, la firma volvió a dejar constancia de sus intenciones. Que las ciudades y los vehículos estén conectados. Para ello, Bosch pondrá al servicio de los madrileños varias novedades. La filial de la multinacional alemana en España dedicará gran parte de sus beneficios a continuar con la estrategia trazada.

Durante 2017, Bosch España llegó a facturar un total de 2.900 millones, un 5,2% más que el año anterior e invirtió 103 millones de euros, cifra similar a la de 2016 y que se mantendrá este año. La compañía creó en España 700 empleos el pasado año y cerró el ejercicio con una plantilla de 8.800 personas, 400 dedicadas a I+D+i. "En el mundo de la movilidad se está produciendo una transformación sin precedentes con dos ejes: los sistemas de propulsión y la propiedad de los vehículos. Bosch está en los dos", explicó el presidente de la firma Javier González Pareja.

COUP aparece en un mercado muy minado

En este sentido, la movilidad conectada y libre de emisiones es una prioridad para Bosch. El presidente de Bosch España contaba a EL ESPAÑOL que “el 70% de las personas vivirán en las áreas metropolitanas. Las urbes conectadas pondrán en el centro de atención a las personas. Por eso, nuestros ingenieros trabajan ya en sistemas de movilidad conectada, conducción inteligente o monitorización del aire”. Es por ello que la firma ya se ha puesto manos a la obra y antes del verano veremos los nuevos diseños de las motos eléctricas en Madrid.

Reservar, pagar y conducir. Así de simple será coger una moto. Bosch ha diseñado, a través de la app de Coup el sistema de viaje. Los usuarios encontrarán a través de un mapa similar al de Google Maps las ‘motos’ disponibles más cercanas para poder desplazarse. Una vez seleccionado el vehículo, se encenderá el cuentakilómetros y se abonará el pago a través de la tarjeta de crédito asociada a la aplicación una vez finalizado el trayecto. Este servicio ya está funcionando en las calles de París y Berlín.

Pero su nuevo ciclomotor tendrá que hacerse hueco en un mercado que cada vez cuenta con más inquilinos. Sin ir más lejos, en Madrid habitan más de 1.200 motos de empresas de motosharing. Eso sin contar las bicicletas con motor que, cada vez con más frecuencia, aparecen en las calles de la capital, incluso fuera de la almendra de la M-30.

Ecooltra fue el primero en aterrizar en España con una flota de 280 motos eléctricas y un coste de 24 céntimos el minuto. Más tarde se unió Muving, y es la empresa que más motos ha puesto a disposición de los madrileños. Además, esta compañía ofrece ‘motos’ con una cilindrada similar a la de 125 c.c. Su coste es de 25 céntimos por minuto.

Las otras dos empresas que quieren hacerse un hueco son Ioscout, con una flota de 200 vehículos repartidos por Madrid y Yugo, que ofertará 150 unidades con un modelo al más estilo Vespa y que aterriza este mes de febrero.

Dentro de las novedades que prepara Bosch en la movilidad sostenible y libre de emisiones se encuentra la aplicación myScotty, con la que los usuarios podrán compartir coches, scooters o bicicletas, hasta taxis y vehículos de alquiler, con la comodidad de que tanto las reservas como los pagos se realizan a través de la aplicación. Es decir, un cajón de sastre para agrupar las diferentes modalidades de servicios.

Un 'blablacar' para sus trabajadores

Pero Bosch no quiere quedarse solo ahí. El coche compartido fue una de las premisas básicas durante Bosch Connected World de 2018. Los acuerdos con Mercedes y la inversión mundial de más de 7.000 millones en I+D siguen dando sus frutos. Otra de las grandes novedades en las que trabaja la firma es el aterrizaje de la aplicación SPLT en España, que ya opera en países como Estados Unidos y México.

La plataforma es muy parecida a Blablacar. Solo que en vez de recorridos largos, servirá para distancias cortas. Es decir, algo parecido a lo que pretendía ser Uber y algo parecido a lo que es Blablacar. Esta app está pensada principalmente para que los compañeros del mismo trabajo se desplacen en un mismo vehículo.

De hecho, de momento solo pueden utilizarla los trabajadores de la multinacional alemana aunque Javier González señalaba en la presentación de resultados anuales que ya mantienen “conversaciones con grandes empresas españolas para mostrarles el servicio que ofrecemos y que lo pongan a disposición de sus empleados”.

Su funcionamiento, al igual que Coup, está gobernado por el GPS de Google que indicará los coches cercanos de los compañeros de trabajo para poder concertar el viaje de la manera más eficiente posible.

A la hora de gestionar los gastos, la aplicación que ha diseñado Bosch también permitirá la transferencia de dinero entre los usuarios que compartan el vehículo. A su vez, SPLT también guardará los datos como el kilometraje, el tiempo que se tarda o los litros de combustibles gastados en cada trayecto.