Antonio Garamendi, presidente de CEPYME

Antonio Garamendi, presidente de CEPYME

Empresas

CEOE y Cepyme lamentan la negatividad sindical por no aceptar la subida salarial

Se trata de subidas salariales cercanas al 2%.

Las patronales CEOE y Cepyme han lamentado hoy la actitud negativa y la falta de compromiso de UGT y CCOO en la negociación para el IV Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva (AENC), por rechazar su propuesta de subida salarial de hasta un 2 %, "algo superior para los salarios más bajos".

En un comunicado tras la última reunión mantenida hoy por ambas partes y después de meses de negociaciones, las patronales ha asegurado que esta propuesta "es realista y coherente con la necesidad de consolidar la recuperación y continuar la senda de crecimiento del empleo", frente al 3,1 % de subida mínima que reclaman los sindicatos.

CEOE y Cepyme han argumentado que su oferta supera sensiblemente la variación salarial media del 1,56 % pactada en los 2.148 convenios firmados en lo que va de año, que representan más del 50 % del total.

"Esta propuesta pone de manifiesto aún más la incoherencia de las cúpulas sindicales, ya que supera holgadamente lo firmado en sus propios convenios", han añadido las patronales en referencia al 1,8 % del convenido de UGT y al 1,9 % de CCOO.

La oferta de la patronal establece una parte variable adicional a esa horquilla de hasta el 2 % ligada -según se defina en cada convenio- a factores como la productividad, el empleo, la formación o la reducción del absentismo, entre otros.

CEOE y Cepyme ha asegurado que ambos sindicatos parecen buscar "cualquier excusa para romper la negociación tal y como hicieron el año pasado" y que no se entiende de otra forma la convocatoria de protestas mañana en todo el país ante las sedes patronales "que tratan de buscar el foco mediático perdido en otras movilizaciones en donde han tenido un papel secundario".

Han añadido que "no van a entrar en ningún tipo de provocación" y que seguirán con la mano tendida para la firma del IV AENC, "conscientes de que es necesario hacer un esfuerzo para acordar un marco estable de relaciones laborales que permita anclar el proceso de recuperación económica y de reducción del paro".

Para las patronales, su propuesta de subida salarial es "realista y coherente" con la necesidad de consolidar la recuperación y continuar con la senda de crecimiento del empleo.

Medidas "realistas"

En concreto, la oferta de CEOE y Cepyme tiene como pilares centrales la creación de empleo, mejora de la empleabilidad de los trabajadores, de la competitividad de las empresas y la lucha contra la economía sumergida.

Además, su recomendación de incrementos salariales tiene una parte fija de subida de un 2%, "algo superior para los salarios más bajos", y establece una parte variable, que será definida en cada convenio, y que se establecerá "conforme a los criterios que se fijen", entre los que destacan la productividad, el empleo, la formación o la reducción del absentismo.

En esta línea, CEOE y Cepyme han dejado claro que su propuesta supera "sensiblemente" la variación salarial media del 1,56% pactada en los 2.158 convenios a lo largo de este año, que representan el 50%; y pone de manifiesto, según la patronal, "aún más la incoherencia de las cúpulas sindicales", ya que supera "holgadamente" lo firmado en los propios convenios de UGT (1,8%) y CC.OO. (1,9%).

Otras medidas

La patronal también ha subrayado que dentro de sus propuestas trasladadas a la mesa de negociación destacan la potenciación del uso de medidas de flexibilidad en la gestión de las relaciones laborales para abordar situaciones coyunturales, "especialmente en materia de distribución irregular de la jornada y movilidad".

Respecto a la formación, CEOE y Cepyme abogan por potenciar las entidades bipartitas definidas en el nuevo mapa sectorial. También apuestan por analizar las causas del absentismo y establecer criterios para reducirlo o por reforzar el papel de la negociación colectiva en temas de igualdad.

En materia de seguridad y salud en el trabajo pide que se fortalezca el papel del trabajador y de sus representantes con el cumplimiento de la normativa de protección de riesgos laborales o que se impulse la atención al envejecimiento activo de la población trabajadora.

Por último, también demanda que se desarrollen estrategias para la implementación de las nuevas tecnologías en las empresas y de los correspondientes cambios encaminados a la adaptación de las estructuras de gestión y organización del trabajo.