El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en su escaño parlamentario.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en su escaño parlamentario. CG

Empresas DESAFÍO SOBERANISTA

Los empresarios temen que se reactive la fuga de empresas en Cataluña

Empresaris de Catalunya y la Cámara de Comercio de España advierten al nuevo Govern de Quim Torra de los riesgos de volver a activar el desafío soberanista contra el Estado.

Empresaris de Catalunya y la Cámara de Comercio de España han manifestado su preocupación y han pedido diálogo y entendimiento para asegurar el futuro de la empresa en Cataluña tras el nombramiento de Quim Torra como nuevo president de la Generalitat.

Empresaris de Catalunya teme que la elección de Quim Torra provoque "un rebrote de la huida de empresas" y considera que la dependencia del nuevo gobierno al apoyo parlamentario de la CUP es una garantía de inestabilidad.

Así lo ha considerado la organización en un comunicado este lunes, en el que valora muy negativamente la elección de Torra porque, asegura, tiene un perfil "de extrema radicalidad y con tintes xenófobos".

Más de 3.000 empresas se han marchado

Hasta el momento más de 3.000 empresas han abandonado Cataluña en un goteo incesante que continúa diariamente, pero que según esta organización, podría volver a acentuarse tras constatarse un nuevo desafío independentista.

Y es que Empresaris de Catalunya también critica que el programa de gobierno presentado por Torra este lunes en el Parlament se haya basado "en la ruptura de la legalidad mediante la redacción de una constitución catalana".

Además, cree que el impulso de órganos fuera del marco estatuario como el Consell de la República genererá inseguridad jurídica y frenará la inversión exterior e interior afectando al empleo.

Nueva paralización administrativa

El presidente de Empresaris de Catalunya, Josep Bou, cree que Cataluña se asoma a "un nuevo periodo de paralización administrativa, falta de iniciativa de la Generalitat y confrontación impulsada desde los poderes públicos".

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de España, Josep Lluís Bonet, ha asegurado este lunes que "Cataluña tiene que tener la voluntad de liderazgo de la economía española", como lo fue durante el ejercicio 2016 y hasta octubre de 2017, cuando tuvo lugar el referéndum independentista de Cataluña.

"Ahora Cataluña ya se ha recuperado y está en el pelotón, pero estar en el pelotón quiere decir que ya no somos líderes", ha dicho en la conferencia Los retos de la economía española que ha pronunciado en el Círculo Financiero de la Societat Econòmica Barcelonesa d'Amics del País y celebrada en CaixaBank.

"Barcelona es vital para Cataluña"

Ha lamentado la marcha de más de 3.000 empresas de Cataluña a otras ciudades españolas, pero ha defendido que "no se han ido por capricho, sino por la necesidad imperiosa de salvarguardar a sus clientes y empleados".

En este sentido, se ha mostrado optimista de poder mantener la potencia de Barcelona, algo que no era posible en octubre del año pasado, según ha dicho, y ha avisado: "Barcelona es vital para Cataluña. Cualquier política de Cataluña tiene que ser favorecer a Barcelona como ciudad líder en el mundo".

Ha apostado una vez más por la concordia, la fraternidad y por trabajar juntos, reconduciendo las cosas con diálogo dentro del orden constitucional: "El salto económico que se ha vivido en España, y Cataluña dentro de España y delante, debe ser preservado y continuado".

Sobre la marcha de la economía española, ha recordado que la Cámara de Comercio de España ha revisado en tres décimas al alza sus previsiones de crecimiento económico para este año, hasta el 2,7%: "Yo creo incluso que el 2,7% se queda corto porque soy optimista".