Florentino Pérez, presidente de ACS durante la última junta de ACS.

Florentino Pérez, presidente de ACS durante la última junta de ACS.

Empresas

ACS, preparada para invertir tras la reducción histórica de su deuda

Florentino Pérez confía en que la compra de Abertis permita impulsar el beneficio del grupo un 35%.

ACS presenta un endeudamiento en mínimos históricos. 153 millones de euros lo que supone un ratio sobre EBITDA inferior a 0,1 veces. Una posición que sitúa a la constructora que preside Florentino Pérez en disposición de mirar al futuro en una posición inversora.

El objetivo es seguir promoviendo el crecimiento para incrementar las oportunidades de negocio de la compañía. Para ello se trabaja en dos vías diferentes de crecimiento: el área de construcción-concesiones y el de servicios. Así que la intención de la compañía es la de adaptar su estrategia para que sea “flexible y adaptable a las condiciones del mercado”, tal y como señaló el consejero delegado, Marcelino Fernández Verdes.

Será, sobre todo, en el área de servicios en el que existan más posibilidades de llevar a cabo inversiones para crecer de forma inorgánica. Aunque todo va a depender de las oportunidades que puedan existir en el futuro y teniendo en cuenta muchos factores: “el dividendo, la tesorería o los proyectos”.

Aumentar la cartera de pedidos

El objetivo es incrementar los 67.000 millones de euros en proyectos en cartera con los que cuenta la constructora en este momento. Para ello, ya se analizan los más de 600.000 millones que están previstos que se liciten en los próximos años en los mercados estratégicos de la compañía: Europa, Estados Unidos, Canadá y Australia. Se estima que se podría pujar en, al menos, 200.000 millones de euros.

Unos planes que se han expuesto en la Junta de Accionistas del grupo ACS en donde Florentino Pérez ha destacado el “posicionamiento sectorial” del grupo como la “principal ventaja competitiva” de cara a las oportunidades que puedan surgir en el futuro.

Oportunidades entre las que está la operación de compra de Abertis junto a Atlantia. Un movimiento que entra ya en su recta final y que estará culminada antes del tercer trimestre del año. Todo dependerá del nivel de aceptación que haya tenido la OPA lanzada y de los trámites que haya que llevar a cabo para su exclusión. Algo que conoceremos en los próximos días días como máximo.

En estos momentos, el equipo de Pérez trabaja en la creación del nuevo vehículo que se quedará con Abertis, y en el que estarán las participaciones de ACS, Hochtief y Atlantia. Una vez constituido, con sede en España, y excluida Abertis de Bolsa, se traspasará la compañía a los nuevos propietarios desde Hochtief, que es quien ha lanzado la oferta de compra.

Las autorizaciones

Para ello, ya se han solicitado las autorizaciones pertinentes a la administración, dado que el cambio de participación accionarial en Abertis -y su participada Hochtief- requiere de distintos permisos. Sin embargo, Fernández Verdes, confía en que no haya ningún problema para su obtención, como no lo hubo antes de lanzar la OPA sobre el gestor de infraestructuras.

Florentino Pérez no ha querido dar pistas sobre quiénes serán los futuros responsables de Abertis. Todo apunta a que Fernández Verdes será el consejero delegado, aunque ni confirma ni desmiente. Tampoco quién será el ‘ejecutivo’ del grupo, aunque podría ser Castellucci (Atlantia); si bien parece que hay cierto consenso en intentar dar continuidad al actual núcleo directivo de la compañía.

Una operación que será “muy positiva” para los resultados de ACS, según el presidente del grupo. “En 2019 el beneficio neto crecerá un 35% respecto al de 2017”, ha explicado. Además pone de relieve su intención de trasladar ese incremento a los accionistas “aumentando el dividendo por acción como mínimo en la misma proporción”.