Los alumnos tienen clases prácticas con un simulador de furgoneta.

Los alumnos tienen clases prácticas con un simulador de furgoneta. Carlos R. Cózar

Empresas

Así es un día en el curso de repartidor de paquetería

UNO ha comenzado a impartir un curso de repartición de paquetería con clases prácticas.

Noticias relacionadas

El sector de la logística se está transformando. La tecnología y la inmediatez con la que los clientes requieren sus productos ha obligado a las compañías a adaptarse a las nuevas demandas. Y uno de los principales damnificados son los repartidores, que en apenas dos años se han visto forzados a cambiar de manera radical su forma de trabajar. Desde UNO, la Organización Empresarial de Logística y Transporte, corroboran este hecho. “Hemos pasado de repartir 125.000 paquetes al día a multiplicarlo por diez”, recalca Daniel Latorre, director de UNO.

Por ello, esta asociación ha desarrollado un curso especializado de reparto de paquetería de 70 horas. “La idea surge para cubrir una necesidad que se detectó dentro de la organización para intentar desarrollar eficientemente el envío de paquetería”.

Curso de repartidor furgonetas Jorge Barreno

En este curso existen diferentes módulos, desde cómo hacer las entregas a cómo enseñarle las nuevas tecnologías que han aterrizado en el sector. “Estamos haciendo una fuerte apuesta por la innovación. De hecho pensábamos que habría problemas a la hora de enseñar los nuevos software que han llegado hasta las empresas, pero nos ha sorprendido la rapidez con la que han aprendido los alumnos”, sentencia.

Otra de las grandes cuestiones que se les enseña a los alumnos de este curso es la movilidad urbana. Las grandes ciudades han apostado por una nueva hoja de ruta para disminuir la emisión de gases, e incluso peatonalizar el centro. Estos factores son determinantes para los repartidores. “Tenemos que concienciar a los trabajadores y educarlos para que respeten las nuevas ordenanzas municipales que últimamente están cambiando mucho”, señala Latorre.

A bordo de un simulador de furgoneta

En este curso, tal y como indica el director de UNO, “lo primordial es el aprendizaje a través de la práctica”, por ello en esta primera edición académica, los alumnos pudieron disfrutar de un invitado especial: un simulador de furgoneta, pionero en España.

“Es el primer simulador que se ha implantado en un curso. Con esta furgoneta virtual pueden enfrentarse a todo tipo de variables e inconvenientes que se pueden producir en la conducción”, indica Latorre.

Una de las profesoras encargadas de impartir clases recalca que “cuando nos ponemos al volante no somos conscientes de los pequeños malos hábitos que se adquieren con el paso del tiempo”. Por ello, desde UNO realzan la figura del simulador puesto que “se corrigen los posibles fallos, además de concienciar de los peligros de conducir bajos los efectos del alcohol” o de las variables como “la niebla, la lluvia o trabajar sin haber descansado lo suficiente”.

Así es el curso

Este curso tiene una duración de tres semanas. Las clases se desarrollan por la tarde puesto que alguno de los alumnos trabajan y desde UNO no se quiere entorpecer en sus actividades laborales. Desde las tres de la tarde hasta las ocho, durante cinco horas, alternan clases teóricas con prácticas.

“No hay examen final porque consideramos que la parte práctica es lo verdaderamente importante”. No obstante, el curso también dispone de parte teórica en el que, como se mencionaba anteriormente, se explica legislación o movilidad.

Por otra parte, las principales empresas de logística de España envían a especialistas para dar charlas técnicas y para que los alumnos se empapen de las principales dificultades de este sector.

Alumnos que ya trabajan

Pero este curso no es solo para aprender, sino para reciclarse. Algunos de los alumnos que ya tienen en su estantería el diploma trabajan actualmente en alguna de las empresas de logística. Es el caso Ramón López, trabajador de Seur y estudiante. “Esta posibilidad que se me ha ofrecido ha sido clave para refrescarme muchas cosas que tenía olvidadas como las normativas y sobre todo el uso de las aplicaciones”. “Cometemos muchos errores que no te das cuenta porque adquieres vicios que parecen imperceptibles, pero que son realmente importantes”, cuenta a EL ESPAÑOL.

Alumnos del curso de repartidor de paquetería.

Alumnos del curso de repartidor de paquetería. Carlos R. Cózar

Otra de las gratas sorpresas que se ha extraído de esta primera edición del curso de repartidor de paquetería es que hay un 25% de alumnas. “Es un sector que tradicionalmente ha sido de hombres, pero desde UNO nos han brindado la oportunidad de adquirir conocimientos para poder ponerlos en práctica”, señala una de las asistentes al curso. En este sentido, Latorre asegura que uno de los grandes puntos fuertes de las mujeres en este sector es su “dedicación y su excelente gestión de cara al público”.

Latorre indica que el gran objetivo de este curso es que “el 100% de los alumnos que han pasado por aquí se hayan incorporado en un corto espacio de tiempo en alguna de las empresas más importantes de este sector”.

Tras la buena acogida que ha tenido el curso UNO ya está preparando la segunda edición con algunas mejoras. Además, Latorre asegura que habrá modificaciones ya que “hemos pedido a los alumnos que nos aconsejen en como mejorar de cara al futuro”.