El CEO de Siemens Gamesa, Markus Tacke, y la presidenta, Rosa García.

El CEO de Siemens Gamesa, Markus Tacke, y la presidenta, Rosa García.

Empresas

Golpe a Iberdrola: la CNMV respalda la exención a Siemens de lanzar una OPA por Gamesa

El regulador rechaza la petición de la eléctrica vasca pero solicita más información sobre el gobierno corporativo del fabricante de aerogeneradores.

A día de hoy, "no hay ninguna circunstancia que requiera revisar la exención" que permitió a Siemens hacerse con el control de Gamesa sin lanzar una oferta pública de adquisición (OPA) sobre el fabricante de aerogeneradores. 

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha zanjado así la petición que planteó Iberdrola al regulador hace unas semanas solicitando que revisara si la gestión de la alemana seguía las líneas marcadas en 2016, cuando se planteó la fusión de su división eólica con Gamesa. 

El regulador permitió que Siemens entrara en el capital de Gamesa sin lanzar una opa a cambio de que se cumplieran unas condiciones de gestión y de gobierno corporativo, así como de que mantuviera la finalidad industrial de la operación. 

La relación entre la eléctrica española y la firma alemana no pasa por su mejor momento debido al rumbo de Siemens Gamesa. En su primer año como fusionada, donde Iberdrola mantiene una posición relevante con el 8% de su capital frente al 59% que ostenta Siemens, la eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán se ha mostrado abiertamente crítica con la gestión que hace la firma alemana del fabricante de aerogeneradores. 

En la junta de accionistas de Siemens Gamesa, celebrada el pasado mes de marzo, fue ambas empresas mostraron abiertamente su enfrentamiento. La eléctrica española, autoerigida defensora de los derechos de los minoritarios, se lanzó con dos propuestas para reforzar el gobierno corporativo y asegurar la sede española de Gamesa que los alemanes tumbaron sin que les temblara la mano.

Aun así, Iberdrola volvió 'a casa' sabiéndose con el apoyo de los minoritarios: casi un 75% de los accionistas votaron a favor de su propuesta sobre gobierno corporativo. 

Con este respaldo, la eléctrica se vio animada a llevar ante el regulador la situación y, como el propio Galán reconocía en la junta de Iberdrola el pasado mes de abril, era a la CNMV a la que le correspondía evaluar si "se estaban cumpliendo los términos" del pacto que le evitó lanzar una opa.

Aun así, la CNMV ha pedido a Iberdrola "diversas informaciones adicionales" relacionadas con el gobierno corporativo de Siemens Gamesa Renewable Energy "con el objeto de darles el tratamiento adecuado", ha indicado la eléctrica en un hecho relevante donde reitera su compromiso con la defensa del interés social del fabricante de aerogeneradores y la protección de todos sus accionistas minoritarios.

Tensa relación entre Iberdrola y Siemens

Después de la junta de Gamesa, el presidente de la alemana, Joe Kaeser, se reunió con Galán con la intención de acercar posiciones, pero la cita se saldó con sensaciones encontradas.

Mientras la alemana trató de lanzar un mensaje de calma y de compromiso hacia la fusionada, instó a su vez a Iberdrola a vender sus acciones al mercado. La eléctrica, por su parte, defiende que está gestionando Gamesa como "una filial, no una participada" y asegura que se mantendrán "vigilantes" ante el rumbo de la compañía.

El pacto parasocial firmado con Siemens establece que, en caso de incumplimiento por parte de la alemana, Iberdrola podría ejercer su derecho a vender sus acciones a Siemens a 22 euros o al precio de cotización al cierre de mercado de las acciones de Gamesa en el día en que se produjo el incumplimiento más una prima del 30%. En este momento, con la acción de Gamesa cotizando a 13,99 euros, no tendría sentido para la eléctrica vender su participación al mercado.