Empresas GUERRA DEL TAXI

Unauto y Fedetaxi piden al Supremo que no falle sobre la liberalización de las VTC

Consideran que tras el Decreto del Gobierno no debe posicionarse sobre el recurso de la CNMC.

Noticias relacionadas

El aislamiento de Uber respecto al resto del sector de las VTC (licencias de alquiler con conductor) cada vez es mayor. Así se refleja en los últimos movimientos de la patronal que la representa, Unauto, y en la que también está Cabify. Sus letrados han solicitado al Supremo que evite fallar sobre la liberalización del sector.

Así consta en el escrito que han presentado ante la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo del Tribunal. En él, y según el texto al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, se considera que existe una “pérdida parcial sobrevenida” del recurso administrativo presentado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Y es que, a juicio de los abogados de la patronal de VTC, tras el decreto del Gobierno blindando al taxi y manteniendo el límite de una licencia VTC por cada treinta de taxi; así como el mantenimiento de la habitualidad, no cabe opción a que los Magistrados del Supremo puedan fallar sobre el mismo. Y es que el recurso que analizaba se basaba en el reglamento de la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre (LOTT) y, ahora, el Ejecutivo lo ha elevado a rango de Ley.

Unos motivos que desde Fedetaxi también consideran que podrían concurrir y sobre los que es necesario que se pronuncie el tribunal. Así que la Sala ha concedido de plazo al resto de partes (hasta 12) hasta el próximo 29 de abril para pronunciarse sobre la situación.

Crisis en Unauto

Peticiones que eran esperadas por algunas de las partes sobre todo ahora que, diga lo que diga el Tribunal Supremo, nada va a cambiar. Básicamente se trata de una ‘victoria moral’ más que otra cosa. Sin embargo, pese a las peticiones de las partes, es posible que la Sala decida pronunciarse sobre el recurso.

El hecho de que sea Unauto la que pida al Supremo que no falle sobre la liberalización del sector viene a dejar patente las discrepancias internas que hay sobre este asunto en su seno. Mientras las grandes empresas de VTC y Cabify consideran necesario mantener una limitación, Uber cree que lo mejor que se puede hacer es liberalizar el mercado.

Posiciones antagónicas que demuestran la defensa de intereses contrapuestos. Por un lado, el de aquellos que han realizado fuertes inversiones en la compra de licencias y que necesitan un mercado secundario de venta para garantizar rentabilidad a su inversión; y el de quienes no tienen licencias, pero necesitan flota para funcionar (Uber).

Aunque el cisma en el seno de Unauto esté encima de la mesa, las fuentes consultadas confían en que tenga solución. Recuerdan que la patronal siempre ha defendido la necesidad de una limitación; incluso Cabify (que tiene algunas licencias en su balance) se mostraba en la vista de hace unas semanas favorable. Así que desde Unauto muchos de sus miembros confían en que tras este ‘bache’ las aguas vuelvan a su cauce y se pueda mirar hacia delante para seguir trabajando por el sector.

División del taxi

Tampoco es fácil la postura de Fedetaxi. Es cierto que es la asociación mayoritaria del sector; integrante de la mesa del transporte y una de las partes que ha negociado con el Gobierno el Real Decreto. Sin embargo, el sector del taxi está muy dividido sobre la solución encontrada junto al ministerio de Fomento.

Desde Élite Taxi, por ejemplo, consideran que el Ejecutivo “se carga” las competencias de las Comunidades y Ayuntamientos para frenar la llegada de las licencia VTC. Y es que, pese a la nueva norma aprobada por el Gobierno, en los Tribunales hay cerca de 10.000 licencias esperando a ser concedidas. Permisos que datan de los años de la desregulación del sector aprobada por Zapatero en 2009 y enmendada por Rajoy en 2015 con la vuelta a la limitación del 1/30.