El logo de Lidl, en una imagen de archivo.

El logo de Lidl, en una imagen de archivo.

Empresas La batalla de los supermercados

Así quiere Lidl arrebatar cuota a Mercadona: baja precios y aumenta marca propia

Es, junto a la valenciana, la cadena que más crece en España. Quiere acortar puestos y acercarse cada vez más a la líder.

Su estrategia es distinta a la del resto de sus competidores, afanados ahora en la transformación digital. Mientras Carrefour, Dia o Eroski tienen la mirada puesta en el comercio electrónico de una forma muy fija, Lidl, que ni siquiera dispone de compra online, es la cadena que más crece en España junto con Mercadona.

En este sentido, y según datos recabados por Kantar Worldpanel, mientras la valenciana ha conseguido aumentar su cuota de mercado 1,2 puntos respecto a 2016 -situándose en 24,1%-, Lidl ha crecido menos, pero ha crecido.

En concreto, 0,2 puntos, quedándose ahora con el 4,3% de la cuota. Frente a ellos, Dia y Eroski, que tienen el 8,2% y el 5,8% respectivamente, pierden 0,3 puntos; Auchan, que cuenta con un 3,5% de la cuota de mercado, se deja 0,1 puntos.

En un momento en el que la competencia es máxima, Lidl se afana en seguir expandiéndose en España para seguir captando clientes. Pero, ¿cuál es su estrategia?

Bajar los precios con sus marcas propias

La alemana, como Mercadona, sigue apostando por productos de sus marcas propias para copar los lineales. De hecho, el 90% de su surtido pertenece a marcas de distribuidor. Entre sus objetivos, conseguir abaratar los precios de los productos y hacer más atractiva la oferta.

De hecho, en 2017 bajó los precios de su cesta de la compra en un 0,06%, mientras en el sector se encareció un 2,1% de media, según el informe Nielsen 360. Según las cuentas presentadas por la compañía, Lidl elevó un 7,8% las ventas en España durante el año pasado, consolidándose como el quinto operador de la distribución en este mercado.

Abrir tiendas, prioridad

No obstante, la alemana sigue teniendo menos tiendas que sus competidores, algo que le penaliza frente a ellos; sobre todo teniendo en cuenta que la tienda física su única vía de venta. Por eso, la cadena ha invertido cerca de 1.000 millones de euros para la expansión en el mercado español desde 2015; de ellos, 330 se han destinado en el ejercicio 2017.

Así, buena parte de esta cifra se dedicó a la apertura de tiendas. Durante el pasado año Lidl abrió 25 locales; de las comunidades en las que ha levantado la persiana, destacan Andalucía (con seis), la Comunidad Valenciana (cinco) y Cataluña (cinco); destaca también el crecimiento registrado en Canarias y Baleares, donde ha abierto en total seis centros, así como un nuevo supermercado en Islazul (Madrid), su primera tienda en un centro comercial. 

Hoy, la alemana, que tiene la sede de su filial española en Montcada i Reixac (Barcelona) cuenta con una red de cerca de 550 tiendas. 

Con una estrategia basada en precios bajos, marca propia y cada vez más supermercados, Lidl pretende seguir acortando distancia con Mercadona, en un momento en el que no tener compra online todavía no le penaliza. ¿Lo conseguirá a tiempo?