José María Álvarez-Pallete junto a su antecesor en la presidencia de Telefónica, César Alierta.

José María Álvarez-Pallete junto a su antecesor en la presidencia de Telefónica, César Alierta. Kiko Huesca Efe

Empresas TELECOMUNICACIONES

Pallete sale de la sombra de Alierta y pone a rodar 'su' propia Telefónica

En menos de dos años el presidente ejecutivo de la 'teleco' ha cambiado completamente su equipo directivo.

Telefónica anunció este martes una verdadera revolución en su equipo directivo. Por el número y el calado de las modificaciones estamos ante la mayor reestructuración desde que José María Álvarez Pallete asumiera la presidencia ejecutiva de la operadora en abril de 2016. Con la salida de los presidentes de España y de Latinoamérica se culmina además un proceso lento, pero sostenido, en el que el Pallete ha sustituido progresivamente a todo el equipo heredado la época de César Alierta.

En menos de años ha cambiado a los presidentes de Telefónica Brasil, Reino Unido, Alemania, ha nombrado a un consejero delegado, a un responsable de finanzas, a un director de comunicación corporativa y ha renovado prácticamente a todo el consejo de administración.

Unos cambios que continúan con la salida de Luis Miguel Gilpérez y Eduardo Caride, el nombramiento de una nueva consejera delegada de España, un director de desarrollo de nuevas marcas, la unificación de la secretaría general con asuntos públicos y regulación y una directora de RRHH.

Una guardia de pretorianos con los que Pallete quiere continuar con su revolución tranquila. Un equipo totalmente desligado de la antigua Telefónica de César Alierta y ya sin ningún nombre de la antigua administración en los cargos de responsabilidad de la compañía.

Pallete ha completado la transición y lanza una declaración de intenciones para sentar las bases de los retos futuros de la operadora, centrada en generar valor a sus negocios, enfocada en la transformación digital y alejada de disputas políticas.

Luis Miguel Gilpérez, hasta ahora presidente de Telefónica España.

Luis Miguel Gilpérez, hasta ahora presidente de Telefónica España. EFE

Salen Alierta y cuatro consejeros

El 29 de marzo de 2016 César Alierta anunciaba su intención de abandonar la presidencia de Telefónica después de 16 años al frente de la operadora. Pocos días después se confirmaba su salida y el nombramiento de José María Álvarez Pallete, hasta ese momento su número dos en la gestión.

A pesar de que muchos interpretaron la llegada de Pallete como una sucesión continuista con el legado de Alierta, lo cierto es que el nuevo presidente ejecutivo se estrenó con una pequeña revolución en el consejo de la compañía. Junto con Alierta, que pasaba a presidir la Fundación Telefónica aunque mantenía un sillón en el consejo, presentaban su renuncia voluntaria Fernando de Almansa, Carlos Colomer, Santiago Fernández-Valbuena y Alfonso Ferrari.

Les sustituyeron como consejeros independientes el físico Ignacio Cirac; el vicepresidente del Banco Sabadell, Javier Echenique; la consejera delegada del Grupo Iberostar, Sabina Fluxà, y el exconsejero delegado de Siemens, Peter Löscher.

Emilio Gayo, nuevo presidente de Telefónica de España

Emilio Gayo, nuevo presidente de Telefónica de España

Cambios en Reino Unido, Brasil y Alemania

Solo tres meses después de su nombramiento, Pallete comenzaba a poner orden en los negocios internacionales de Telefónica. En julio nombraba a Mark Evans como consejero delegado de su filial británica O2, hasta ahora director financiero de la compañía. El perfil de Evans encajaba perfectamente con las intenciones de la compañía de sacar a bolsa a su filial británica, un proyecto que en estos momentos se mantiene paralizado.

En octubre de 2016 Pallete designó a Eduardo Navarro de Carvalho como presidente de Telefónica Brasil en sustitución de Amos Genish. El hasta ese momento director general Comercial Digital de Telefónica S.A. asumió en una compañía estratégica para Pallete. Brasil es su principal mercado en Latinoamérica y por ello es una unidad independiente de la estructura de la compañía en el continente.

Por su parte, en diciembre de 2016 tocó el turno de Alemania y el nombramiento de Markus Haas como responsable de Telefónica Deutschland en reemplazo de Thorsten Dirks. Haas asumió la filial alemana en colaboración con la directora financiera y de estrategia de Telefónica Deutschland, Rachel Empey.

Marisa Navas en una imagen de archivo.

Marisa Navas en una imagen de archivo.

Marisa Navas abandona Telefónica

Ese mismo mes se produjo la salida de Marisa Navas como directora de Comunicación. Navas fue una de las colaboradoras más cercanas a Alierta y una de sus personas de mayor confianza. Navas fue probablemente la directiva que más tiempo compartió con el expresidente, tanto en Telefónica como en su etapa anterior en Tabacalera.

Le sustituyó José Luis Gómez Navarro, hasta ese momento director general de la editora Estudios de Política Exterior y asesor de empresas para negocios en Latinoamérica y China. Gómez Navarro completaría posteriormente su pequeña revolución en la comunicación.

Segunda gran revolución en el consejo

En mayo de 2017 y coincidiendo con el primer aniversario de Pallete en la dirección de Telefónica, se producía un nuevo terremoto en el consejo de administración. César Alierta abandonaba el máximo órgano de la operadora junto a Pablo Isla (Inditex) y Gonzalo Hinojosa. Fueron sustituidos por Francisco Riberas, co-presidente de Gestamp y de ACEK y por Carmen García de Andrés, socia de PriceWaterhouse Coopers y actual presidenta de la Fundación Tomillo.

El consejo de Telefónica pasaba a tener 17 miembros -no se sustituyó la baja del expresidente- y en menos de un año perdía a seis ejecutivos que mantenían una relación personal con César Alierta. En el mercado se interpretó este cambio en el consejo como la primera gran revolución de Pallete desligándose de la presión de su antecesor.

Un golpe de efecto ante los rumores que hablaban de una posible sombra que Alierta y sus consejeros fieles pudiesen proyectar sobre su gestión y sus decisiones. Con su salida del consejo el expresidente perdió toda influencia en la compañía después de 20 años en el consejo de administración.

Sergio Oslé, responsable de Telefónica Vídeo.

Sergio Oslé, responsable de Telefónica Vídeo.

Nuevo consejero delegado y responsable de vídeo

Un mes después del cambio en el consejo se producía la segunda gran revolución al equipo directivo. En julio de 2017 nombró a Ángel Vilá como nuevo consejero delegado del grupo, un cargo que oficiosamente ocupaba hasta ese momento el propio Pallete.

Este nombramiento se interpretó como un guiño a los inversores, ya que Vilá ocupaba hasta ese momento el cargo de responsable financiero de la compañía. Con la llegada de Vilá al consejo de administración se marchó Julio Linares, otro histórico y hombre fuerte de Alierta, que llegó a ser consejero delegado del grupo.

Un momento en el que también abandonó la compañía Luis Blasco, hasta ese momento responsable de Movistar y otro de los históricos de la era Alierta. En octubre Sergio Oslé, socio de McKinsey en la oficina de Madrid y profesor a tiempo parcial del MBA de Deusto, fue nombrado como el nuevo responsable de Telefónica Vídeo. Oslé es reconocido en el sector por su experiencia en asesorar a compañías para abordar su transformación digital.

La última gran revolución la hemos vivido este martes con la salida de Luis Miguel Gilpérez como presidente de Telefónica en España. Como adelantó EL ESPAÑOL, le sustituirá Emilio Gayo, su número dos y un hombre muy cercano a Pallete, que además aportará un control parecido al de Gilpérez sobre las operaciones. De la misma manera, el expresidente saliente se asegura la tranquilidad de abandonar la compañía dejando al frente a su segundo.

Pedro Serrahima en una imagen de archivo.

Pedro Serrahima en una imagen de archivo.

Salen Ramiro Sánchez de Lerín y Carlos López Blanco

Además de la llegada de Gayo, en España se producirá el nombramiento de María Jesús Almazor como consejera delegada de España. Otra de las revoluciones de este nuevo organigrama es la llegada de Pedro Serrahima, el exdirector general de Pepephone, que será el director de desarrollo de nuevas marcas. Su principal tarea será reforzar el segmento de bajo coste de la compañía.

Los cambios también se producirán fuera de España con la salida de Eduardo Caride como presidente de Telefónica Latinoamérica. En su lugar se creará una nueva estructura con dos divisiones: norte y sur. Al frente de Latinoamérica Norte estará Alfonso Gómez, mientras que el sur estará a cargo de Bernardo Quinn.

Se unifican también las áreas de secretaría general y de Asuntos Públicos y Regulación que pasarán a ser lideradas por Pablo de Carvajal. Abandonan Telefónica Ramiro Sánchez de Lerín y Carlos López Blanco, otros dos ejecutivos de confianza de César Alierta.

En esta última reestructuración se potencia también el área de Personas (RRHH), que pasa a reportar al presidente ejecutivo. Al frente de esta dirección se nombra a Marta Machicot, que se integrará en el Comité Ejecutivo. En el área de Recursos Globales, liderada por Guillermo Ansaldo, se propone el relevo en la posición de CEO de Telxius, que pasaría a ser ocupada por Mario Martín. Se nombra también a Natalia Sainz como directora de la Oficina del Consejero Delegado de Telefónica.

Al cierre de la sesión del martes, las acciones de Telefónica cerraron en 8,34 euros, un 1,62% menos que la jornada anterior. La caída es levemente superior al desempeño del Ibex 35 que cerró en 10.428,2 euros, un 1,21% menos que el cierre del lunes.