Imagen de archivo de Opel.

Imagen de archivo de Opel. Ralph Orlowski Reuters

Empresas

Opel paraliza las inversiones para fabricar el nuevo Corsa en Zaragoza

Los trabajadores han convocado una concentración para este jueves para expresar su rechazo a la decisión.

La planta de Opel en Figueruelas (Zaragoza) no se encargará de la fabricación del nuevo Corsa. Así se lo ha comunicado este miércoles la empresa a los representantes sindicales en una reunión de urgencia, que han expresado su rechazo a la decisión de la dirección y han convocado, como primera medida, una concentración para este jueves.

El Grupo PSA, propietario de Opel, anunció en diciembre de 2016 que sería esta planta zaragozana la encargada de la fabricación de los nuevos modelos Corsa y Adam. La decisión se tomó en el marco de la reorganización de su estructura productiva en Europa, con el objetivo de lograr una producción más eficiente. Esta adjudicación aseguraba el futuro de la planta más allá de 2020 al encargarse de fabricar uno de los coches más vendidos en España y Europa.

El comité de empresa de Opel España ha manifestado que no puede aceptar ni compartir "la decisión unilateral que ha tomado la dirección, respecto a la negociación en la planta de Figueruelas y la afección en las inversiones, con unas consecuencias graves para la plantilla y la industria de Aragón". 

La compañía ha comunicado a los representantes de los trabajadores que se va a paralizar el proyecto del nuevo Corsa para la factoría de Figueruelas y que va a buscar un nuevo emplazamiento. La decisión se comunica horas después de que el comité de empresa comunicara a la dirección que se suspendían las negociaciones del convenio colectivo hasta que se aceptaran varias reinvindicaciones "irrenunciables" para los trabajadores.

Como primera medida, el comité de empresa ha convocado este jueves, día 25 de enero, a todos los trabajadores del turno de mañana y central a una concentración a la 'hora del bocadillo', a las 9.35 horas, para trasladar a la dirección su rechazo y malestar con la decisión tomada, ha indicado la presidenta del comité, Sara Martín.

Martín ha subrayado las graves consecuencias que tiene esta decisión para la plantilla y para la industria de Aragón. "No podemos compartir ni aceptar esta decisión unilateral. La decisión tomada por unanimidad en el comité de empresa fue de suspender que no romper unas negociaciones en las que la empresa sólo quiere hablar de sus propuestas. Esa suspensión está condicionada a que la dirección acepte los condicionantes que todos conocemos y que incluye sobre todo un plan industrial para las dos líneas y los tres turnos", ha agregado.

El comité ha instado a la empresa a que "reconsidere la decisión adoptada hoy y que acepte estos condicionantes" que les permitiría "volver a la mesa de negociación para tratar de alcanzar un acuerdo de convenio deseado por todos, que garantice las inversiones y el futuro de la planta y que a la vez sea compatible con unas condiciones laborales dignas para los trabajadores".

Sara Martín han afirmado que "nuestras propuestas son honestas y serias" y no "hemos dicho nunca que rompemos la negociación sino que se suspende hasta que la dirección no acepten los cinco puntos que les presentamos, entre los que se encuentra un plan industrial que sería muy beneficioso para ambas partes".

Las ventas de PSA en España crecen 5,8% en 2017

El consorcio automovilístico francés PSA vendió 311.673 vehículos en el mercado español durante el año pasado, lo que supone un 5,8% más respecto al volumen comercial que registró en 2016, y una cuota de mercado del 21,72% entre sus cuatro marcas (Peugeot, Citroën, Opel y DS).

En 2017, de los centros de producción del Grupo PSA en Vigo, Zaragoza y Madrid salieron 876.672 vehículos de 12 modelos distintos, una cifra que sitúa a la entidad francesa como el primer fabricante de automóviles en España, con un 31% del total de producción o lo que es lo mismo, 1 de cada 3 vehículos fabricados en el territorio nacional provienen de las factorías de PSA.

La marca señaló que el 86,8% de su producción en España se destinó al mercado internacional, con los mercados europeos como los destinos principales de los vehículos 'made in Spain' de Peugeot, Citroën, Opel y Vauxhall.

El consorcio automovilístico francés completó en 2017 la compra de Opel y Vauxhall y la financiera de General Motor por 1.200 millones de euros con el objetivo de que ambas marcas vuelvan a ser rentables en 2020, con un margen operativo del 2% para dicho periodo y del 6% para 2026.