José Luis Bonet, presidente de Freixenet.

José Luis Bonet, presidente de Freixenet.

Empresas

Bonet (Freixenet): sin estabilidad, más empresas se marcharán de Cataluña

El empresario asegura que no han tomado una decisión sobre si moverán también su sede. "Si hay anomalías e inestabilidad no se tiene más remedio", ha afirmado.

El presidente de Freixenet y de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, ha asegurado este martes que las empresas que han salido de Cataluña no volverán hasta que tengan la seguridad de que ha regresado la estabilidad y la normalidad a esta comunidad autónoma.

Es más, Bonet considera que continuará el "goteo" de empresas que se marchan de Cataluña si no se garantiza un marco de estabilidad donde puedan desarrollar su actividad con normalidad y tranquilidad. Desde la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre, más de 3.000 empresas han trasladado su sede social desde Cataluña a otras regiones de España, si bien el ritmo se ha desacelerado en las últimas semanas. Además, según el último análisis trimestral de Gedesco, en el último trimestre de 2017 se registraron 3,65% nuevas sociedades menos que en el mismo período de 2016, hasta un total de 21.140.

"Que yo sepa ninguna (de las que se fueron) ha vuelto (...). Sin un marco de estabilidad, las empresas están intranquilas y no pueden trabajar", ha subrayado Bonet en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press.

En este sentido, el presidente de Freixenet no descarta volver a proponer al consejo de administración de la multinacional del cava el traslado de su sede social, actualmente ubicada en Sant Sadurní d'Anoia (Barcelona), en caso de que en Cataluña no se consiga la estabilidad necesaria para poder desarrollar su actividad con normalidad.

El consejo de administración de Freixenet decidió a finales de octubre mantener su sede social en Cataluña tras la aplicación del artículo 155 y la convocatoria de elecciones.

"Decidimos esperar. Marcharse es un desgarro, pero si realmente hay anomalías e inestabilidad no se tiene más remedio. Vamos a ir viendo qué pasa. Si realmente no existe la estabilidad necesaria para poder desarrollar con normalidad nuestra actividad, llegará un momento en que tendremos que decidir, pero si podemos seguir donde estamos desde hace más de 100 años, mejor", ha indicado.

"LOS EMPRESARIOS ESTAMOS ENFADADOS"

Bonet ha señalado que no dispone de un cálculo concreto del daño económico que ha causado el desafío independentista en Cataluña, aunque ha subrayado que lo ha habido y que ha sido "importante", sobre todo en Barcelona, por lo que ha instado a los políticos a ayudar a recuperar lo perdido y a que vuelva la normalidad.

Preguntado por si los empresarios podrían reclamar daños económicos ante lo sucedido, Bonet ha señalado que " al menos moralmente sí", aunque cree que en el terreno jurídico será más complicado. "Ha habido un daño absolutamente innecesario y los empresarios estamos enfadados con lo que ha pasado. La actividad empresarial no puede ser perturbada por movimientos políticos", ha añadido.

Bonet ha afirmado además que no ha puesto a los equipos jurídicos de Freixenet a trabajar en ninguna reclamación por perjuicios económicos a su empresa. "Pero es una idea", ha apuntado.

DEBEN APROBARSE LOS PRESUPUESTOS 

Por otro lado, y en relación a los Presupuestos Generales del Estado para 2018, Bonet ha considerado "absolutamente conveniente" alcanzar un acuerdo que permita su aprobación porque el ciclo positivo de la economía española "debe aprovecharse".

Así, el presidente de la Cámara de Comercio de España, que espera que la legislatura "no esté en el aire", ha pedido que se dé prioridad a la aprobación de los Presupuestos porque, según ha insistido, las empresas necesitan una base "sólida y estable" para desarrollar su actividad.