Un cliente de Toys R Us con una bolsa de la tienda, en una imagen de archivo.

Un cliente de Toys R Us con una bolsa de la tienda, en una imagen de archivo. EFE

Empresas Distribución

Pesadilla antes de Navidad para jugueterías como Toys "R" Us o Imaginarium

La compañía estadounidense, que ha firmado su quiebra en EEUU, espera levantarse con la campaña navideña.

Noticias relacionadas

El gigante de los juguetes Toys "R" Us se declara en quiebra en Estados Unidos y todas las miradas se dirigen hacia el sector de las jugueterías, que no se libra de la transformación de la distribución. Si hace unos meses la española Imaginarium recibía una inversión de 8,5 millones de euros para salvar su viabilidad, ahora la estadounidense financiará parte de su deuda con 3.000 millones de dólares tras firmar su quiebra.

Una deuda importante - que alcanza los 5.000 millones de dólares- y unas ventas en declive han sido el detonante para que Toys "R" Us tomara la decisión de presentar la solicitud de protección por bancarrota ante el tribunal de bancarrotas de Virginia (EEUU), el procedimiento que presenta una compañía en el país cuando no puede hacer frente a su deuda y pagar a sus acreedores. Hace menos de dos años, el cierre de su emblemática tienda en Times Square dejaba entrever la situación en la que se encontraba el gigante de los juguetes.

Fuentes de la compañía apuntan que la medida "no afectará en España al negocio ni a las tiendas del país", y aseguran que ya están centrados en la próxima campaña de Navidad, el periodo en el que la compañía espera ingresar suficiente para poder devolver lo prestado. ¿Qué está pasando con las jugueterías?

Se apunta a Amazon como "culpable" de su caída; de hecho, la consultora Kloster Trading indica que arrebató el liderazgo en el podium a Toys "R" Us como la mayor juguetera de Estados Unidos. Pero Amazon, sin embargo, no es el único culpable.

Experiencia de compra "deficiente"

La irrupción de la compra online y la comodidad que supone fuerza a las tiendas tradicionales a ofrecer experiencias de compra diferentes para que los clientes acudan a ellas, algo que Toys "R" Us no ha sabido hacer. "Sus tiendas se han convertido en un almacén de juguetes que no aporta nada a la visita", apunta Jacinto Llorca, especialista en distribución, que indica que la experiencia en otras como Decathlon hace que el cliente quiera volver porque puede "ver y tocar" lo que compra.

En las tiendas físicas, de hecho, se encuentra otra de las claves. Concretamente, en el tamaño. En un momento en el que todas las grandes se están mudando al centro para acercarse al consumidor -que cada vez quiere coger menos el coche para comprar-, Toys "R" Us se ha quedado atrás con su estrategia de extender las tiendas de proximidad con su cadena Express.

De hecho, en España inauguró uno en la calle Bravo Murillo de Madrid en 2013 -que ahora está cerrado- y otro en Toledo en un centro comercial a las afueras. Así, siguen predominando sus tiendas tradicionales, que tienen entre 2.500 y 3.000 metros cuadrados y que están ubicadas a las afueras de las ciudades: donde cada vez se va menos a comprar.

Está por ver si con unas 1.600 tiendas y 64.000 empleados alrededor del mundo consigue reinventarse. La campaña de Navidad será determinante para saber si puede coger aire.