Exterior de una tienda de Tiffany & Co en Estados Unidos.

Exterior de una tienda de Tiffany & Co en Estados Unidos. Reuters

Empresas Distribución

Con Trump no hay diamantes: las ventas de Tiffany & Co en Nueva York se hunden tras su victoria

El local de la Quinta Avenida ha recortado sus ingresos un 14% debido a las restricciones de circulación tras las elecciones.

Noticias relacionadas

Si hay una joyería famosa en Nueva York es la tienda Tiffany & Co de la Quinta Avenida. Audrey Hepburn hizo famosa el local con su ‘Desayuno con Diamantes’. Ahora, en cambio, no vive su mejor momento porque la victoria de Donald Trump le ha supuesto un varapalo a sus ventas.

La joyería estadounidense acaba de publicar cómo le han ido sus ventas en la recta final de 2016. En los dos últimos meses del año, coincidiendo con la campaña de Navidad. En conjunto, sus ventas se han mantenido estables. Ha ingresado 966 millones de dólares (unos 902 millones de euros). Es prácticamente lo mismo que en el mismo periodo del año anterior, según ha explicado la compañía estadounidense a través de un comunicado. A Tiffany & Co le ha ido muy bien en el continente asiático y en Japón, pero ha pinchado en su mercado doméstico y en Europa.

El porqué de su pinchazo en Estados Unidos tiene nombre propio: Donald Trump. La victoria del republicano en las elecciones presidenciales del pasado 8 de noviembre derivó en una serie de protestas en la Quinta Avenida, donde está la Torre Trump. En ella reside el magnate y ha estado recibiendo durante las últimas semanas a directivos y mandatarios internacionales. Y junto a ese inmueble está la tienda más emblemática de Tiffany & Co. Ese local ‘flag ship’ ha recortado sus ventas un 14% en la temporada navideña que la joyería atribuye, en gran medida, a los cortes de circulación tras la victoria de Trump.

Debilidad en Europa

En el conjunto del continente americano, las ventas de Tiffany & Co se han recortado un 4%, hasta 483 millones de dólares. En Europa la caída ha sido aún más significativa: del 10%. Aquí sus ingresos han alcanzado los 119 millones de dólares. La joyería asume la menor demanda en todo el continente, tanto doméstico como por parte del turismo. Sólo ha percibido un crecimiento “modesto” en el Reino Unido y ha sido debido a la evolución de la libra.

En Asia es otra historia. Sólo en Japón, sus ventas han repuntado un 16% en estos dos meses, hasta 143 millones de dólares y, en el conjunto de la región Asia-Pacífico, el crecimiento de ingresos ha sido del 7% hasta 200 millones de dólares.

“Las ventas del periodo de Navidad han sido menores de lo que anticipamos, pero continuamos beneficiándonos de unos márgenes favorables y de una gestión de gastos prudente”, ha asegurado el consejero delegado de la compañía Frederic Cumenal. “Aunque no anticipamos que en 2017 haya una mejora de los retos macroeconómicos a los que nos enfrentamos, continuamos con nuestra estrategia para ampliar nuestra red de tiendas”.