Varios demandantes ante las puertas de una oficina de empleo.

Varios demandantes ante las puertas de una oficina de empleo. EFE

Economía Búsqueda de empleo

Las 10 pistas para no arruinar tu entrevista de trabajo en el primer asalto

No estar pendiente del teléfono móvil o acudir con el vestuario adecuado parece evidente, pero no lo es.

Tanto la apariencia como el contenido de la conversación con un entrevistador son determinantes a la hora de valorar si el aspirante es válido o no para el puesto de trabajo que se oferta. No obstante, el común de los mortales no recibe formación alguna para hacer frente a una entrevista de trabajo y salir airoso de ella. 

Los nervios pueden jugar al entrevistado una mala pasada, por lo que es conveniente que, antes de acudir al lugar de la cita, tenga atado al máximo los aspectos que dependan únicamente de él. Estas son 10 pistas sobre lo que debes y no debes hacer durante una entrevista de trabajo:

1. Parece evidente, pero cuida tu aspecto. Acudir a una entrevista con aspecto cansado por no haber dormido bien la noche anterior o no elegir bien el vestuario y mostrar un aspecto desaliñado puede llevar a que el entrevistador tenga una "percepción errónea" de quien aspira al puesto, alertan desde Adecco. Por supuesto, el olor a alcohol o a tabaco también puede influir en esta percepción, así como un perfume demasiado fuerte.

2. Acude solo a la entrevista. Si alguien quiere acompañarte hasta el lugar, es preferible que el entrevistador no lo vea. De este modo, transmitirás una imagen de "seguridad e independencia" que puede ser determinante en la valoración para la compañía.

3. Por supuesto, sé puntual. Es básico para comenzar la entrevista con buen pie. No es adecuado que acudas demasiado antes al lugar, pero sí que estar listo cinco minutos antes de la hora acordada es beneficioso, puesto que muestra "el interés" por el puesto que se oferta dentro de la empresa. Además, es un gesto básico de educación y respeto.

4. Es muy importante no interrumpir al entrevistador durante sus explicaciones aunque surjan dudas, lo conveniente es guardar las preguntas para después. Ser cortés es clave durante la conversación. Además, ayudará a poder hablar claro de todas las condiciones ofertadas.

5. Hay que tratar de cuidar el vocabulario durante toda la entrevista. De este modo aunque el entrevistador transmita confianza evita un tono demasiado coloquial y, no cabe duda, las palabras malsonantes.

6. Aunque en los tiempos que corren parezca imposible, evita el teléfono móvil. No, no basta con colocarlo encima de la mesa sin intención de prestarle atención. Conviene tenerlo "apagado y en el bolso", señalan desde Adecco, de manera que no se produzcan interrupciones no deseadas durante la entrevista o distracciones.

7. Estar pendiente de la hora durante la entrevista también puede ser síntoma de desinterés, o así lo puede entender el entrevistador. Por tanto, trata de no mirar el reloj durante el tiempo que estés dentro, tampoco preguntes cuánto va a durar el cuestionario.

8. Es evidente que es una de las principales motivaciones a la hora de elegir un empleo, pero evita hablar solo de remuneración. Por supuesto, cuando salgas de la entrevista tienes que conocer con exactitud cuál es el salario que la empresa ofrece para el puesto, pero hay que saber cuándo preguntarlo y cómo hacerlo [ver siguiente punto]. Tampoco es buena idea preguntar en ese momento cuántas vacaciones se ofrecen y cuándo vas a poder disfrutarlas o de si es posible hacer cambios en el turno de trabajo, puede dar la impresión de que "no has empezado a trabajar y ya estás pensando en el descanso", señala la consultora de empleo.

9. Una de las maneras de dejar patente que no solo interesa el salario es preguntar por los valores y objetivos de la compañía en la que aspiras trabajar. En definitiva, por cuál es la filosofía del lugar en el que quizá obtengas un puesto de trabajo. Es interesante preguntar por la promoción interna, por qué buscan de los trabajadores e incluso interesarse acerca de qué puede ofrecer la empresa en cuestión al trabajador.

10. Otro de los aspectos que interesarán al entrevistador es que el entrevistado conozca la información básica de la empresa. "No puedes llegar a una entrevista de trabajo y preguntar a qué se dedican", explican desde Adecco. De este modo, una búsqueda rápida por internet será suficiente para ser consciente de qué tipo de empresa es esa en la que pretendes aspirar a un puesto. Por supuesto, es importante no preguntar "sobre rumores" que se cuenten de la empresa, es síntoma de poca profesionalidad.

En definitiva, es clave evitar hablar únicamente de intereses propios o de los beneficios personales que puede reportar la empresa. De hecho, el entrevistador valorará el interés por contribuir al bien de la compañía; si no, recibirá una percepción sobre cierto egoísmo del entrevistado que no ayudará en el proceso de selección.