Marieke Vervoort, en Rio 2016

Marieke Vervoort, en Rio 2016 EFE

Otros Deportes DEPORTES PARALÍMPICOS

Muere la campeona paralímpica belga Marieke Vervoort tras recibir la eutanasia

En 2008 inició los trámites por si se agravaba su salud, pero eso no le frenó y fue oro en los 100 metros en los Juegos de Londres 2012.

Conmoción en Bélgica, que ha amanecido este miércoles con una triste noticia. La atleta parlímpica belga Marieke Vervoort falleció este martes tras someterse a la eutanasia con 40 años. Vervoort había sido campeona en 100 metros en los Juegos de Londres 2012 además de sumar otros tres 'metales' más: una plata en Londres y otra plata y un bronces en los Juegos de Rio 2016.

Aquellos, los de 2016, eran los últimos Juegos para Vervoort, quien anunciaba justo antes de su disputa que en 2008 había iniciado los trámites para recibir la eutanasia en caso de agravarse su salud. En Bélgica, esta práctica está regulada y autorizada por ley. Desde los 14 años sufría una tetraplegia progresiva que le paralizó las piernas, pero que no le impidió dedicarse al deporte y triunfar.

Se dedicó a varias disciplinas que van desde al baloncestos en silla de ruedas hasta la natación y el triatlón para pasarse por último al atletismo. En 2006 fue campeona del mundo de paratriatlón y en 2007 pudo participar en el Ironman de Hawai, una de las pruebas más míticas. En 2012 debutó en unos Juegos con éxito y se coronó en 2015 hasta tres veces campeona del mundo en silla de ruedas (100, 200 y 400 metros).

Marieke Vervoort, con su plata en Rio 2016

Marieke Vervoort, con su plata en Rio 2016 EFE

Pero Vervoort tenía claro que después de Rio 2016 dejaría de competir. "Cada vez me resulta más difícil entrenarme", decía en aquel entonces. Su enfermedad le generaba un gran dolor que fue en aumento durante los siguientes años. "Yo no quiero vivir cuando sólo tenga dolor. Todos los días desde las nueve de la mañana necesito ayuda externa. Y yo no quiero vivir así", explicaba en 2016 sobre su situación.

Cumplió su último deseo

Vervoort nunca dejó de soñar. El pasado mes de septiembre cumplía su último deseo sentándose en un Race Lamborghini Huracán Evolution y rodando en el circuito de Zilder: "Pude realizar muchos sueños. Éste es el último", decía.

'Wielemie', como también se le conocía, también realizó una petición a los aficionados en una de sus últimas entrevistas que concedió a los medios de su país: "Quiero que la gente recuerde mi grito olímpico, no mis gritos de dolor".