El mercado de fichajes más loco de los últimos años bajó su telón. Lo hizo con movimientos sorprendentes en toda Europa. Pero, sobre todo, en España. La operación más esperada no se cerró. Kylian Mbappé se queda sin cumplir su sueño de jugar en el Real Madrid, de momento. Mientras que Barcelona, Sevilla y Atlético de Madrid protagonizaron un particular efecto dominó.

Noticias relacionadas

La fecha que estaba marcada para ser el día de Mbappé acabó con un correcalles entre tres de los clubes más importantes de La Liga. Saltó la sorpresa con los rumores sobre un posible regreso de Antoine Griezmann al Atleti. Continuó con la salida de Saúl Ñíguez rumbo al Chelsea. Y acabó con el bombazo inesperado de la cesión de Luuk de Jong al Barça.

Estas tres operaciones llegaron pasadas las 00:00 horas del miércoles 1 de septiembre. Parecía que solo se podría consumar la operación por Saúl, ya que el mercado de la Premier se cerraba una hora más tarde. Sin embargo, LaLiga confirmó que la documentación de los tres movimientos entró en plazo.

Fichaje frustrado

Si el resumen de las últimas horas del mercado debe empezar por un sitio, este debe ser por Kylian Mbappé. El delantero jugará en el PSG esta temporada 2021/2022 a pesar de los múltiples intentos del club blanco por lograr el fichaje de la estrella francesa.

El PSG se mostró intransigente en todo momento y no aceptó la oferta de 200 millones de euros por un jugador que termina contrato el próximo mes de junio de 2022. Florentino Pérez intentó desbloquear la situación con el PSG hasta el último momento, pero ni Al-Khelaifi ni el emir de Catar dieron el visto bueno a iniciar una negociación real a pesar de las tres ofertas que realizó el Real Madrid por Mbappé.

Kylian Mbappé, en un partido del PSG durante la temporada 2021/2022 Reuters

La primera ascendió a los 160 millones de euros, la segunda hasta los 180 y la tercera llegó a los 200 'kilos'. Pero el Real Madrid se chocó contra el muro de un PSG que ni pestañeó por esa astronómica oferta. En las últimas horas del mercado se esperó, sin mucha fe, una llamada procedente de París o Catar. Sin embargo, esta no llegó. 

Para el emir de Catar, la no venta de Mbappé ha sido una cuestión de orgullo y de poder. De demostrar al mundo que nadie se va del PSG, convirtiendo al equipo parisino en una jaula de oro. El Real Madrid, por su parte, está enfadado ante la postura del Paris Saint-Germain de no negociar por un jugador que quiere vestir de blanco.

Ahora comienza la siguiente carrera. El 1 de enero de 2022, Mbappé será libre para negociar con cualquier club. El 1 de julio queda libre. Eso sí, debe seguir rechazando renovar por la entidad parisina. Hasta el momento es lo que ha hecho. Incluso cuando sobre la mesa le han puesto ser el futbolista mejor pagado del mundo, por encima de Messi y Neymar.

Kylian Mbappé, en un entrenamiento del PSG en la temporada 2021/2022 Reuters

Este mismo lunes Mbappé rechazó esta posibilidad. Ni más de 40 millones de euros por temporada han hecho que Kylian se replantee un futuro como jugador del Real Madrid. Su sueño es llegar al trece veces campeón de Europa y ahora está en su mano que esto se convierta en realidad.

Efecto dominó

Con Mbappé quedándose en el PSG y el Real Madrid haciendo oficial el fichaje de Camavinga, el foco de atención se colocó en otros equipos. Desde hace varias semanas se venía hablando de la salida de Saúl del Atlético de Madrid. Las horas fueron pasando sin que llegase el acuerdo, pero la cosa se fue animando.

Saúl se iba, pero el Atlético no se quedaba con las manos vacías. Así saltó la noticia más inesperada: el posible regreso de Griezmann al conjunto rojiblanco. Pero ¿y el Barça? Esta es la pregunta que se hacían muchos. En el Camp Nou se anunciaron las salidas de Ilaix y Emerson, pero comenzó a especularse con una llegada.

Griezmann, en un partido del Atlético de Madrid Reuters

La salida de Griezmann aligeraría la masa salarial del club catalán. Agüero ya había sido inscrito, pero faltaba una nueva incorporación. Nombres como el de Cavani aparecieron en el horizonte. Pero no, el 'Matador' continuará en el Manchester United tras la llegada de Cristiano Ronaldo.

Sin embargo, la opción que fue tomando peso con el paso de las horas fue la de Luuk de Jong. El delantero del Sevilla pasó a ser el tercero en la rotación del conjunto hispalense. Esto le llevó a buscar una salida. Apareció la opción del PSV, pero el propio jugador rechazó esta vía. Al que dijo sí fue al Barcelona.

El reloj marcó el inicio del mes de septiembre. Con esto la persiana de la ventana de transferencias se bajó y sin que en los registros de LaLiga se tuviese noticia de alguno de estos movimientos. Antes de la 1 llegó el primer 'Gordo'. Atlético y Chelsea confirmaban la cesión de Saúl hasta el final de temporada.

Saúl Ñíguez, en un avión Europa Press

Después llegó la oficialidad del préstamo de Griezmann al Atlético. El delantero francés no ha cuajado en Can Barça. Muchas críticas y un rendimiento más bajo del que ofreció como rojiblanco. 120 millones de euros pagó el Barcelona por él, ahora regresa al Metropolitano con una opción de compra de 40 'kilos' para el Atleti. Todo esto comenzó con la petición culé de la cesión de Joao Félix.

Comenzó así una partida de póker entre las dos partes, con baile de nombres incluido. El Atlético de Madrid rechazó de pleno la salida de Joao Félix, pero las negociaciones prosiguieron tan solo con la vía abierta de Griezmann. Con todo encaminado, el Barcelona abrió un nuevo camino con el Sevilla por De Jong. Club y delantero aceptaron y el resto es historia del verano.

[Más información: Griezmann vuelve al Atlético: el Barça le cede con opción de compra]