Con la llegada del 1 de septiembre llegó el final del culebrón del verano. Kylian Mbappé no jugará en el Real Madrid la temporada 2021/2022 a pesar de los múltiples intentos del club blanco por lograr el fichaje de la estrella francesa. El PSG se mostró intransigente en todo momento y no aceptó la oferta de 200 millones de euros por un jugador que termina contrato el próximo mes de junio de 2022.

Noticias relacionadas

Florentino Pérez intentó desbloquear la situación con el PSG hasta el último momento, pero ni Al-Khelaifi ni el emir de Catar dieron el visto bueno a iniciar una negociación real a pesar de las tres ofertas que realizó el Real Madrid por Mbappé durante la última semana. Ahora el objetivo del club blanco es el de firmar al delantero en enero de 2022 sin tener que pagar ya ninguna cuantía de traspaso al equipo parisino. 

El PSG, por su parte, quiere renovar a Kylian Mbappé como sea, aunque el futbolista ha rechazado múltiples propuestas: la última de 45 millones netos al año. La intención de la estrella francesa es la de unirse al Real Madrid y está muy decepcionado con la postura tomada por el equipo propiedad de Catar durante los últimos días y que haya desoído en todo momento su deseo de jugar de blanco desde esta misma campaña.

La negativa del PSG

Entre las claves del fichaje frustrado de Mbappé por el Real Madrid destaca la de la no necesidad del dinero por parte del PSG. Nunca fue una cuestión de millones para Catar. El equipo parisino, con la complicidad de la UEFA y de la Ligue-1, escapa a todos los controles económicos y así se puede permitir rechazar 200 millones de euros por un jugador que termina contrato en menos de un año.

La ausencia de un Fair Play Financiero más duro ha provocado que el PSG haya podido fichar en un mismo verano a Leo Messi, Sergio Ramos, Donnarumma, Wijnaldum, Achraf y Nuno Mendes sin desprenderse de Kylian Mbappé. La entidad francesa juega con otras reglas, al igual que el Manchester City, y con una gran ventaja económica, y por tanto competitiva, sobre Real Madrid o Barcelona

Para el emir de Catar, la no venta de Mbappé ha sido una cuestión de orgullo y de poder. De demostrar al mundo que nadie se va del PSG, convirtiendo al equipo parisino en una jaula de oro. Lo que más ha molestado al Real Madrid durante la última semana ha sido la nula voluntad de negociar por parte de conjunto galo, llegando a no contestar a las propuestas que se realizaban desde el cuartel general de Valdebebas

El último intento

Florentino Pérez y José Ángel Sánchez buscaron sin éxito un acuerdo durante el último día del mercado de fichajes. Intentaron repetir un gran fichaje sobre la campana como con Ronaldo Nazario en 2002, pero presidente y director general volvieron a chocar contra el muro de un PSG que ni pestañeó por una oferta de 200 millones de euros. 

En las últimas horas se esperó, sin mucha fe, una llamada procedente de París o Catar que lo cambiara todo. Sin embargo, el teléfono no sonó y Mbappé continuará una temporada más vistiendo la camiseta del PSG. Las futuras estrellas que fichen por el conjunto parisino ya saben que se cobrara mucho, más que en ningún sitio, pero que no saldrán nunca del club hasta que el emir o Al-Khelaifi lo digan. 

La última de las claves de la extraña situación vivida radica en que el PSG jamás tuvo intención de vender a Mbappé y que siempre quiso tener al menos una temporada a un tridente formado por el galo, Neymar y Leo Messi. Habrá que ver ahora cómo encajan los tres astros en un mismo vestuario y, sobre todo, como aumenta la presión la entidad de Al-Khelaifi sobre Mbappé.

Kylian Mbappé en un calentamiento con el PSG Reuters

Guerra fría

Tras el cierre del mercado de fichajes, se inicia ya la carrera entre Real Madrid y PSG por conseguir la firma de Kylian Mbappé. El club blanco podrá lograrla a partir del 1 de enero de 2022, pero la entidad francesa no dudará durante las próximos meses en hacer cada vez una oferta económica mejor al delantero para que alargue su vinculación contractual y rechace su sueño de jugar de blanco. 

La guerra fría entre Real Madrid y PSG se encrudecerá en los próximos meses. El fichaje de Camavinga por el club español ha sido un golpe también para Al-Khelaifi. Haaland será también otra de las futuras grandes batallas, aunque, por encima de todas, estará la de conseguir la firma de Mbappé para más allá del 1 de julio de 2022. Suenan los tambores de guerra en el Santiago Bernabéu y en el Parque de los Príncipes

[Más información - En Francia meten presión para que Mbappé se quede en el PSG: quieren verle junto a Messi]