El Inter de Milán está cerca de recibir una esperada y buena noticia. El club italiano ha sido uno de los muchos grandes equipos que han cosechado pérdidas en los últimos meses. Concretamente, desde el conjunto de la Serie A se anunciaron más de 100 millones en pérdidas operativas el año pasado y en el primer semestre de este curso los datos no han ido a mejor. Por ello, la inversión de un grupo norteamericano supone todo un impulso a nivel económico justo en el tramo final de la temporada.

Noticias relacionadas

El equipo nerazzurri, si nada cambia, podrá percibir 275 millones de euros tras la compra del 31,5% de las participaciones de la entidad por parte de una empresa de Estados Unidos. El grupo de inversión Oaktree Capital Group se ha interesado en el Inter y, salvo sorpresa, adquirirán parte de las acciones del conjunto italiano. Así lo confirma el diario británico Daily Mail, que asegura que esa participación pertenece actualmente a la empresa asiática LionRock Capital.

El porcentaje adquirido, pese a todo, no arrebatará el poder a Suning Holdings Group, actual propietario mayoritario del Inter. La empresa china se hizo con el control del club en 2016 con un pago de 270 millones de euros y, desde entonces, tiene al joven Steven Zhang al frente de la entidad.

Steven Zhang, a pie de campo en las semis de la Europa League Reuters

El empresario se ha tenido que enfrentar a la mayor crisis económica del sector deportivo en años. Y, tras una inversión estas últimas temporadas, ha encontrado la recompensa en el título liguero de esta campaña. El conjunto entrenado por Conte se ha hecho con el primer puesto de la Serie A y aspira a iniciar una nueva etapa al frente del fútbol italiano. Sin embargo, como vienen alertando desde el propio club, será necesaria una revolución que ya generó controversia con la Superliga.

Adiós a la Superliga

La nueva competición europea surgió con el apoyo de 12 grandes clubes del continente. La Superliga preveía ingresos de 350 millones de euros en un primer momento para los equipos fundadores. Cantidad más que de sobra para poder lidiar contra las pérdidas causadas por la crisis de la Covid-19. A partir de ese primer ingreso, el reparto de los fondos entre los equipos podría ir a más y poner punto y final al golpe de la pandemia.

Sin embargo, apenas unas horas después de hacerse público el acuerdo, la presión de diversas instituciones como la UEFA o el Gobierno británico propiciaron la caída de la Superliga. Los clubes ingleses dieron un paso atrás y salieron en bloque de la nueva competición. Poco después llegó la misma decisión de los italianos, que a excepción de la Juventus de Turín también se echaron para atrás. Incluso el Atlético de Madrid decidió firmar la paz con la UEFA, con quien llegaron a un acuerdo para recibir sanciones si volvían a idear una competición como la Superliga.

El Inter de Milán, uno de los que abandonó el nuevo torneo, ya ha encontrado una solución temporal para su crisis económica. Sin embargo, lo hará a cambio de dar parte del club a un fondo estadounidense, una empresa fundada en 1995 y que se define como "una de las principales empresas mundiales de gestión de inversiones alternativas con experiencia en estrategias de crédito".

[Más información - La Serie A, la segunda gran liga europea que reducirá su tamaño a 18 equipos]