Casi 40 provincias españolas tendrían que ser confinadas siguiendo las recomendaciones de la Unión Europea. Seis Comunidades Autónomas acumulan datos peores de los que se vieron en la primera ola en 2020. Y los contagios, ingresos y fallecidos por la Covid-19 siguen castigando todo el territorio nacional. Con estos datos, la fecha para el regreso del público a los estadios vuelve a estar en el aire.

Noticias relacionadas

La situación actualmente en el mundo del deporte es de absoluto pesimismo. Muchos de los grandes clubes, entre ellos el FC Barcelona, se planificaron contando con que en torno a febrero ya se podría tener aficionados en las gradas de sus campos. Sin embargo, el fútbol y baloncesto profesionales continúan con el veto de afición en sus gradas y este se pospondrá durante un tiempo.

El 2020 cerró con buenas noticias. La vacuna ya se empezaba a distribuir a todos los países y el plan de vacunación del Gobierno cogía forma. Varias fases, varios grupos de preferencia y unas fechas más o menos marcadas. Siempre con cautela, como trasladaban fuentes sanitarias a este periódico. Pero el calendario estaba trazado de una forma aproximada. Por ello, la ilusión de tener aficionados en las gradas a final de temporada se fue ganando fuerza entre los dirigentes de los diferentes estamentos.

Irene Lozano, presidenta del Consejo Superior de Deportes y pieza fundamental en abrir las taquillas de los clubes profesionales, dejó clara su predisposición a que en el tramo final de la temporada 2020/2021 se pudieran ver hinchas en los estadios y pabellones. "La esperanza que nos ha dado la vacuna es que antes de que acabe la temporada próxima empezaremos a tener gente en los estadios", zanjó en noviembre cuando la vacuna despertó la ilusión.

Evitando fechas

Eso sí, sin fijar ninguna fecha, ni en público ni en privado. Era su máxima: no prometer nada porque todo iba a estar ligado a diferentes aspectos. Como publicó EL ESPAÑOL, el plan del Gobierno se mantenía intacto: el público volvería a entrar según la evolución de la pandemia y el propio plan de vacunación.

Vista de La Cartuja de Sevilla Reuters

Dos escenarios claves para tomar una decisión. Vista esa pequeña luz en el camino, las fechas comenzaron a verterse en medios y dirigentes. La posibilidad de jugar en enero o febrero con público en la grada, la seguridad de que la Copa del Rey en abril se disputaría con público... Ideas que generaron cierta controversia en el mundo del deporte, pero que, según pudo comprobar este periódico, no estaban ni mucho menos cerradas: todo dependía, depende y dependerá de los datos epidemiológicos. De hecho, fuentes gubernamentales desmienten a EL ESPAÑOL que en abril quieran tener sí o sí un 30% de aforo en los estadios.

Y es que la situación actual no es nada buena. Este mes de enero se preveía determinante y se había fijado una reunión para evaluar el posible regreso al público. LaLiga ya pidió antes de final de año meter miles de aficionados en los estadios en enero o febrero. Javier Tebas, máximo dirigente de la organización, subrayó que era imposible iniciar el regreso de público de forma común en todo el territorio nacional. Por su parte, la ACB reclamó el mismo trato que el mundo de la cultura y se conformó con pedir menos de mil espectadores en sus partidos. Propuestas que, como comentó el propio ministro Rodríguez Uribes, debían esperar.

Reunión aplazada

A mediados de este mes las tres partes se tenían que reunir. Y esa cita no ha tenido lugar ni se espera que se realice en los próximos días, como han confirmado a este periódico. Javier Tebas, en declaraciones a Efe, ya dejó claro que habría que esperar "dos o tres semanas" para volver a plantear la vuelta de aficionados. Y fuentes de LaLiga subrayan que "no es momento de hacer hipótesis" y que todo dependerá de cómo evolucione la situación sanitaria. No descartan ningún escenario, pero se evidencia la preocupación por los datos epidemiológicos.

En definitiva, no hay cambio alguno en los planes del CSD. La situación sigue siendo la misma. En coordinación con Sanidad, se está revaluando el momento sanitario constantemente para tomar una decisión. La fecha del final de temporada continúa. Y su intención, como explican a EL ESPAÑOL, es poder hacerlo lo más pronto posible, pero cuando puedan porque los datos epidemiológicos se lo permiten. 

Además, la llegada de Carolina Darias al Ministerio de Sanidad no afecta en absoluto a los planes para el regreso del público. La postura en el Gobierno es la misma que hace un tiempo. Evolución de la pandemia, plan de vacunación, tramo final de la temporada y adelantar su calendario si los contagios se reducen drásticamente. La Copa del Rey de abril, por lo tanto, no se postula como fecha de regreso de aficionados a las gradas salvo cambio de última hora y cuando la presión de la Covid-19 se rebaje regresará la fecha de reunión.

[Más información - La RFEF adelanta la fecha de la final de la Copa del Rey de 2020]