El pasado lunes los Dorados de Maradona es estrenaron con el 'Pelusa' en el banquillo y golearon 4-1 a los Cafetaleros de Tapachula con tres goles del ecuatoriano Vinicio Ángulo y uno del mexicano Jesús Escoboza. Una victoria con la que el equipo mexicano saltó del decimotercer al décimo lugar de la liga de Ascenso y se pusieron a tres puntos de la zona de clasificación.

Noticias relacionadas

El argentino Diego Armando Maradona aseguró que, aunque debutó con una goleada como entrenador de los Dorados de Sinaloa, su equipo aún no ganó nada y le quedan muchas finales por jugar. "Sabía que ganábamos cuando los vi entrenarse; estos muchachos tienen hambre de gloria. Acá no se ganó nada, solo un partido y nos quedan muchas finales. Queremos lograr un sueño lindo que empezó hoy con Cafetaleros", comentó el argentino.

No fue hasta la segunda parte cuando Dorados metió la directa y Maradona explicó que fue el cansancio del rival lo que propició la goleada final: "El fútbol lo puso Dorados, ellos jugaban al pelotazo y salvo una pelota en el travesaño, no tuvieron forma de llegarnos", señaló.

Maradona alecciona a sus jugadores. REUTERS

Maradona recordó que lleva solo una semana de trabajo y que fue dura la labor para lograr el resultado, aunque confía ciegamente en sus jugadores: "Se habla del 4-1 pero no del sacrificio de los jugadores en los entrenamientos porque les exigimos al máximo. En Dorados nadie se queda a la mitad del camino, todos juegan al mil por mil", reconoció.

"Parecía que estaba en la cancha de Boca"

Uno de los protagonistas del encuentro fue Vinicio Angulo, que anotó un hat-trick y al que Maradona comparó con una gacela por su gran velocidad: "Él no tiene que hacer un pase para correr, puede hacer dos, los que tienen fibras rápidas tienen un cuarto de las fibras rápidas de Vinicio", explicó.

En cuanto a su recibimiento en México, Maradona no tuvo ninguna queja. De hecho comparó a la afición de Dorados con la de Boca Juniors: "El recibimiento fue sensacional. Me parecía que estaba en cancha de Boca, de repente voltee hacia arriba y dije, oh me parece estar en la cancha de Boca", sentenció el argentino.