Una espectacular pieza arqueológica de arte íbero, datada de hace unos 2.500 años según las primeras estimaciones, ha salido a la luz de forma totalmente casual en un olivar ubicado en el término municipal de La Rambla, en la provincia de Córdoba. Se trata de la figura de una leona devorando a otro animal que ha sido hallada en perfecto estado de conservación.

Noticias relacionadas

El autor del inesperado descubrimiento fue Gonzalo Crespo, un agricultor de San Sebastián de los Ballesteros que se llevó una sorpresa mayúscula al dar con la escultura cuando este miércoles estaba arando su olivar y realizaba un surco para retener el agua. "¡Pero esto qué es! De primeras creía que era una piedra", confesó el hombre al Diario Córdoba.

Nada más descubrir que era una pieza arqueológica prácticamente intacta, el agricultor dio aviso al Seprona de la Guardia Civil. Los agentes se desplazaron hasta el lugar y trasladaron la leona a las dependencias del Museo Arqueológico de Córdoba, donde se guarda a la espera de que la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía realice los pertinentes estudios sobre un hallazgo que puede ser de gran importancia.

Según informa el diario local Cordópolis citando a arqueólogos de la Junta, la leona íbera podría haber sido esculpida en algún momento del siglo IV a.C. La pieza se encontró en la mañana del miércoles cuando Gonzalo Crespo estaba manipulando una máquina para trabajar la tierra y se topó con algo duro bajo el suelo.

No es la primera vez que emerge una estatua de estas características, como la llamada leona de Baena, una escultura ibera de piedra caliza datada a finales del siglo VI a.C. que fue encontrada en el yacimiento arqueológico del Cerro del Minguillar. Sin embargo, el nuevo tesoro íbero podría ser "un extraordinario hallazgo", según valoran las fuentes anteriores, debido a sus mayores dimensiones.