El Museo del Prado rastrea los inicios del Renacimiento florentino con una exposición que gravita en torno a La Anunciación, una de las obras más importantes de Fra Angelico, que se muestra al gran público tras un intenso proceso de restauración. 

Noticias relacionadas

El recogimiento y la luz oscura acompañan al visitante en el recorrido de Fra Angélico y los inicios del Renacimiento en Florencia, una muestra que se inaugura este miércoles -hasta el 15 de septiembre- y en la que el Prado trata de mostrar al monje y pintor en el contexto de su época. El marco elegido son ochenta obras, la mitad de ellas pertenecen a Fra Angelico, y el resto a coetáneos como Brunelleschi, Donatello, Masaccio, Masolino o Filippo Lippi.

La Anunciación, uno de los títulos más importantes de la pinacoteca madrileña, es el eje de la muestra y aparece por primera vez ante el público tras un exhaustivo proceso de restauración que le presenta tal y como lo pintó Fra Angelico. 

Al eliminar la capa de suciedad acumulada por el tiempo, se han revelado los colores originales del cuadro, como el verde malaquita, el rojo carmensí y el azul ultramar, y también la forma original de una de alas del ángel, uno de los grandes secretos del lienzo y que se modificó cuando el cuadro se partió en dos y tuvo que ser repintado. 

Fra Angelico es uno de los maestros del Renacimiento florentino, pintaba con la libertad de quien no tiene que preocuparse del dinero, ya que era monje y pintor, ha explicado este lunes durante la presentación el comisario de la muestra, Carl Brandon Strehlke, experto en la obra del maestro.

Imagen de las salas de la exposición. Museo del Prado

Su estilo es único y en él confluyen el gótico medieval con el nuevo lenguaje de perspectiva que surge en el Renacimiento. Aunque la pieza estrella es La Anunciación, en el recorrido también se encuentran otros cuadros fundamentales del maestro florentino como Virgen de la Granada, adquirido por la pinacoteca en 2016, y El Funeral de San Antonio Abad.

En todos ellos se puede apreciar los inicios de esa nueva "manera de ver", que marcaría al Renacimiento y que dominaría el arte occidental hasta la época moderna.

Datada a mediados de la década de 1420, La Anunciación es el primer altar florentino de estilo renacentista en el que se utiliza la perspectiva para organizar el espacio y en el que las arquerías góticas se abandonan a favor de formas más ortogonales, de acuerdo con las consignas preconizadas por Brunelleschi. Debido a su condición de fraile, su capacidad para manejar la luz, el espacio en perspectiva y la narración se ha visto a menudo eclipsada por sus méritos como pintor teológico.

Este retablo llegó a España en 1611, siendo probablemente la primera pintura suya en abandonar Italia, mientras que la Virgen de la granada fue adquirida por el XIV duque de Alba en 1817, cuando se estaba redescubriendo el valor artístico del primer Renacimiento florentino. Se entrelazan así en esta exposición dos relatos: Florencia vista por Fra Angelico y Fra Angelico visto con ojos españoles.

Cuadros como Historia de los padres del desierto, cuya narrativa casi parece la de una viñeta de cómic, o la maestría de Cristo Glorificado, en las que aparecen más de cien personajes, son alguno de los hitos del recorrido de la exposición, en la que también se exploran facetas menos conocidas del pintor como sus tapices.

'La Virgen de la Granada', otra de las obras más destacadas de Fra Angelico. Museo del Prado

Brandon Strehlke ha defendido que Fra Angélico estuvo más influenciado por sus coetáneos escultores que por pintores, una influencia que se refleja en las esculturas de Donatello y Brunelleschi, que aparecen al inicio de la exposición.

Muchas de las obras reunidas son "extraordinariamente delicadas" y "rara vez se exponen", ha explicado Miguel Falomir. Entre la nómina de cuadros seleccionados hay una gran parte de préstamos de pinacotecas como el Louvre, el Hermitage o la Galería Ufizzi.

La originalidad de Fra Angelico, marcada por su dominio de la luz y su particular narrativa de las escenas, ha cautivado al público y a generaciones de pintores, como Paul Gauguin o Mark Rothko. Este último considera al pintor renacentista como su favorito, recordaba hoy durante la presentación del cuadro el director de la pinacoteca, Miguel Falomir

Con Fra Angélico y los inicios del Renacimiento en Florencia, el Prado inicia una segunda fase de celebración de su bicentenario y "palía", aunque sea durante unos meses, la "parquedad" de obras de esta época. Y es que la colección del Renacimiento de la pinacoteca madrileña es "breve", aunque con cuadros fundamentales como el recientemente restaurado, aseguraba Falomir.