El Ministerio de Cultura y Carmen Thyssen han alcanzado un acuerdo por el alquiler de su colección que incluye el regreso a España del Mata Mua de Gauguin y que se prolongará por 15 años por 6,5 millones de euros, según han confirmado a Efe fuentes de Cultura. El acuerdo alcanzado incluye también una opción de compra por el total de la colección cuando terminen ese periodo, por un valor de 1.040 millones de euros, según han añadido las mismas fuentes.

Noticias relacionadas

Los detalles se han cerrado esta tarde tras una reunión entre el Ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez-Uribes y la baronesa Thyssen. Otras fuentes citadas por Europa Press han reiterado que se trata de un principio de acuerdo y a partir de ahora habrá dos meses de plazo para negociar el contrato final

El acuerdo se alcanza casi diez años después de que comenzarán las sucesivas prórrogas y negociaciones sobre la colección de la baronesa y cumple el plazo que se había marcado el ministro, que quería alcanzar un acuerdo antes de que finalizara enero, según declaró a la Agencia Efe en una entrevista.

La colección de la baronesa está integrada por más de 400 obras y se expone junto a la de su marido -propiedad del Estado- en el Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid. Está integrada por obras de Rodin, Hopper, Matisse, Canaletto y Renoir, entre otros muchos grandes nombres de distintos periodos.

El acuerdo supone también la vuelta a España de Mata Mua, el cuadro más importante de la colección y que se encuentra en un búnker en Andorra, después de que la baronesa se lo llevara junto con otros tres cuadros mientras el museo estaba cerrado por la pandemia.

Mata Mua, realizado por Paul Gauguin en 1892, era una de las 429 obras que formaban parte del préstamo de la colección propiedad de Carmen Thyssen firmado en 1991 con una duración de diez años y que desde entonces se ha renovado de manera anual desde 2011.

Venta de obras

Además del Mata Mua, en el último año habían salido de las instalaciones del museo las obras Caballos de carreras en un paisaje, de Degas; Martha Mckeen de Wellfleet, de Hopper, y El puente de Charing Cross', de Monet.

Desde la firma del acuerdo de préstamo de los bienes, la baronesa ya había vendido una de las obras más emblemáticas de la colección para hacer frente a problemas de liquidez. Concretemente, fue subastado en Londres La esclusa, de John Constable, que alcanzó un precio de 27,89 millones de euros.

El ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, ya adelantó el pasado mes de septiembre en una entrevista con Europa Press que las negociaciones por la colección particular de la baronesa Thyssen se retomarían, si bien avanzando que la situación actual "no es la del año pasado" y se negociaría "en peores condiciones".

El exministro de Cultura José Guirao ya explicó que estuvo a punto de alcanzar un acuerdo con la baronesa a finales del año pasado por un alquiler de 7 millones de euros anuales durante 15 años -prorrogable otros cinco años más-. "Lo que sí adelanto es que siete millones de euros, después de una pandemia, no estamos en condiciones de ofrecer", señalaba entonces el ministro.

El ministro recordó que Carmen Thyssen tenía "derecho a la salida con todos sus cuadros", porque son de propiedad privada. En el caso del Mata Mua, afirmaba que la salida se produjo antes de su llegada al ministerio. "(La salida) se produjo por silencio administrativo y después ratificamos esa decisión, siguiendo el principio de que la administración nunca va contra sus propios actos", matizaba hace unos meses.