Parece que la polémica que envuelve a Rafael Amargo no tiene fin. Esta vez ha sido Blanca Romero, quien formaba parte del elenco de Yerma, la que ocupa el foco de los medios de comunicación. ¿A qué se debe su marcha?

Noticias relacionadas

El 4 de diciembre, el artista granadino se defendía públicamente de las acusaciones por supuesto tráfico de drogas. Avalado por su equipo, el cual se encontraba detrás del bailarín, afirmaba que era inocente y que, en caso de no serlo, no se encontraría dando la cara: "Han manchado mi imagen. Y me han seguido tantos meses porque no han encontrado nada, coño. Si llega a ser cierto, esos te pillan al vuelo".

Sin embargo, al escándalo se le suma la marcha de Blanca Romero, abandono que ha sorprendido al director. Tal y como ha explicado anteriormente EL ESPAÑOL, la actriz no habría hablado con Amargo: "Me he enterado porque un periodista me lo ha dicho. (...) Producción la ha llamado y ella no ha contestado ni ha dejado un mensaje".

Como era de esperar, todo indica que Blanca Romero se ha desentendido del proyecto tras el escándalo que ha sacudido a Rafael Amargo. Ahora, Semana, que ha hablado con fuentes cercanas de la actriz, asegura que el mayor miedo de Blanca Romero es la inestabilidad. "Al final nadie sabe si esta obra seguirá o si no, si cobrarán o no. Esto va muy al día", cuentan a la revista del corazón. Esa incertidumbre es la que inquieta a la actriz de After.

"No se sabe si Rafael va a sufrir embargos o cómo estará a nivel judicial", añade la revista. Por su parte, el coreógrafo se muestra tranquilo, según ha expresado en el programa Espejo Público: "Te digo una cosa, la obra ya está funcionando, la obra va sola. La obra está hecha de una manera que da igual el intérprete que la haga. El truco de la obra es que se cuenta desde un sitio desde el que nunca se ha contado".

Ahora solo queda esperar para ver cómo finaliza un culebrón que afecta, como siempre sucede, a un público que quería ver la obra de Yerma con el elenco completo.