El director y actor de cine Woody Allen ha cambiado de editorial y ha publicado sus memorias Apropos of Nothing ("A propósito de nada") con Arcade Publishing después de que Hachette, con quien tenía el contrato previamente, decidiese no publicarlas el próximo 7 de abril por las presiones de sus empleados, de la familia Farrow y por las acusaciones de presunto abuso sexual a su hija Dylan que pesan sobre la figura del cineasta.

Noticias relacionadas

Las memorias, que están dedicadas a su mujer Soon-Yi Previn, quien fuera la hija adoptiva de su exesposa Mia Farrow, abordan la infancia del director en la ciudad de Nueva York, su historia de amor con la actriz Diane Keaton y también las acusaciones de abuso sexual a su entonces hija de siete años Dylan Farrow.

Ese caso es, exactamente, uno de los puntos más controvertidos y polémicos del libro. En él, el director expone lo sucedido y niega haber abusado sexualmente de Dylan: "Nunca le puse un dedo encima a Dylan, nunca le hice nada que pudiera interpretarse erróneamente como abusar de ella; fue una fabricación total de principio a fin". Sí que admite haber colocado su cabeza en el regazo de Dylan durante una visita en agosto de 1992 a la casa de Farrow en Connecticut pero sostiene que no hizo nada inapropiado. "Estaba en una habitación llena de gente mirando la televisión", explica. Asimismo, se compara con otros artistas como Henry Miller o James Joyce que, debido a diferentes injusticias, se vieron obligados a buscar su público lejos de su país.

Fotograma de 'Annie Hall', de Woody Allen.

Según la editorial, Woody Allen también profundiza sobre su relación con su exmujer y habla de su trabajo con ella en películas como Hannah y sus hermanas y Broadway Danny Rose.

Para la nueva firma que ha publicado las memorias, el libro es una aproximación "cándida y personal" de la vida de Woody Allen, desde su niñez en Brooklyn pasando por su "aclamada" carrera cinematográfica y sus incursiones en el teatro, la televisión o la comedia de "stand-up", así como sus relaciones familiares y de amistad.

Antes de hacerse con las memorias de Allen, Hachette había publicado algunos trabajos del periodista Ronan Farrow, hijo de Mia Farrow y el propio Allen, y que se hizo con un premio Pulitzer por destapar los abusos del productor Harvey Weinstein en la industria de Hollywood.

De hecho, tras conocerse la colaboración entre el director y Hachette en su momento, Ronan Farrow escribió un tweet de enfado en el que opinaba sobre lo "contradictorio" de que la editorial que publicó su historia sobre cómo hombres poderosos como Weinstein, o a su juicio Allen, han eludido su responsabilidad durante años, publique ahora las memorias de su padre.

Estaba previsto que el libro de Woody Allen se publicara el 7 de abril en Estados Unidos pero tan solo cuatro días después de haberlo anunciado, Hachette dio marcha atrás y canceló la publicación por la presión de Farrow y de sus propios empleados, especialmente después de que un grupo de más de 70 personas amenazara con marcharse.

Según la empresa, tras mantener conversaciones con el personal, la jefatura concluyó que "no era posible seguir adelante con la publicación". Ahora, a través de Arcade Publishing, las memorias han llegado a las tiendas sin previo aviso este lunes.

En una nota recogida por medios locales, la nueva editorial de Allen señaló que "en estos tiempos extraños en los que a menudo la verdad se califica de 'fake news', como editorial preferimos dar voz a un artista respetado en vez de hacerles caso a los que intentan silenciarle".