Entre los leones de bronce, en las escaleras de la entrada principal al Congreso, los 52 diputados del grupo parlamentario de Vox se han hecho este lunes la tradicional foto de familia antes de que arranque oficialmente la nueva legislatura. En el centro, escoltado por Javier Ortega Smith e Iván Espinosa de los Monteros, se ha plantado Santiago Abascal, pecho henchido y con un libro bajo el brazo, que no ha querido soltar para la instantánea.

Noticias relacionadas

Se trata de un ejemplar de Defensa de la hispanidad, del intelectual y pensador Ramiro de Maeztu, en una edición de Homo Legens que lleva impresa la bandera de España en toda la portada. En esta obra, el pensador vasco, que sería fusilado a principios de la Guerra Civil por milicianos republicanos, reivindica y defiende el papel jugado por España en la historia universal y la necesidad de recuperar ese orgullo.

"Nuestro pasado nos aguarda para crear el porvenir. El porvenir perdido lo volveremos a hallar en el pasado. La historia señala el porvenir. En el pasado está la huella de los ideales que íbamos a realizar dentro de diez mil años. El pasado español es una procesión que abandonamos, los más de nosotros, para seguir con los ojos las de países extranjeros o para soñar con un orden natural de procesiones revolucionarias, en que los analfabetos y los desconocidos se pusieran a guiar a los hombres de rango y de cultura", escribe Maeztu.

Y sigue: "Esta es una idea que ningún otro pueblo ha sentido con tanta fuerza como el nuestro. Y como creo en la humanidad, como abrigo la fe de que todo el género humano debe acabar por constituir una sola familia, estimo necesario que la hispanidad crezca y florezca y persevere en su ser y en sus caracteres esenciales, porque sólo ella ha demostrado su vocación para esta obra".

Maeztu, miembro de la Generación del 98, coetáneo de Azorín, Baroja o Unamuno y defensor de la dictadura de Miguel Primo de Rivera, asegura que la hispanidad es el ser común de los pueblos hispanos, y que a pesar de la diversidad de razas o zonas geográficas, comparten "un destino universal" permanente. Según el intelectual, la patria es un valor y, en consecuencia, un espíritu que se puede transforma en materia: arte, idioma, fastos históricos, etcétera. "Es evidente que todos nuestros males se reducen a uno sólo: la pérdida de nuestra idea nacional", opina.

Este clásico de Maeztu fue publicado por primera vez en 1934, y se nutre de una serie de artículos que el intelectual conservador fue elaborando para la revista Acción Española, de la cual fue director desde su fundación en 1931. En ese primer texto, titulado La Hispanidad y fechado el 15 de noviembre, propone la creación de un concepto que comprenda y caracterice a la totalidad de la comunidad hispana. "Los pueblos no se unen en la libertad, sino en la comunidad", resume.

Se ha convertido en habitual ver al líder de Vox con algún libro en el Congreso de los Diputados, todos relacionados con la historia de España —y que entroncan de un modo u otro con la actualidad—. Hace unos meses, Abascal apareció en la Cámara Baja con un ejemplar de La conquista de América contada para escépticos (Planeta), del escritor Juan Eslava Galán. Ahora ha querido fotografiarse con el Defensa de la hispanidad de Maeztu, una obra que ya repasó este verano, según compartió en su cuenta de Instagram: