La decisión sobre el destino del pecio Mazarrón II, el barco fenicio del siglo VII a.C. hundido en la costa murciana de la Playa de la Isla, se retrasa a la espera de que nuevos estudios determinen si es mejor la extracción de la embarcación o su conservación in situ.

Noticias relacionadas

"Hay asegurar el mejor proceso posible de conservación del bien, incrementando los estudios relativos al riesgo, lo cual abre un camino que, por supuesto, no excluye la extracción", ha explicado el director general de Bellas Artes, Román Fernández-Baca Casares, en la rueda de prensa convocada este jueves en el Ministerio de Cultura, donde se ha llevado a cabo a lo largo de la jornada una reunión que debía definir la decisión final.

Por el momento, la reunión de la Comisión Científica de Seguimiento del Plan Nacional de Protección del Patrimonio Cultural Subactuático ha determinado tomar medidas urgentes de protección de la embarcación que Fernández Baca cataloga como "un testimonio único de la construcción naval", que pasan por estabilizar el fondo, el propio pecio y la estructura que lo sostiene.

Entre los días 23 de agosto y 3 de septiembre se llevó a cabo en el pecio, descubierto en la costa del Puerto de Mazarrón de Murcia en 1994, una inspección en la que participaron expertos de la arqueología subacuática del Museo Nacional de Arqueología Subacuática (ARQUA) y de la Comunidad de Murcia, cuyos resultados asegura Fernández Baca que "no son tan alarmantes como se creían".

Desde el año 2000, el barco, de unos ocho metros de eslora y que quedó varado a solo 2,5 metros de profundidad y a unos 50 de Mazarrón (Murcia), está protegido por un sarcófago que ahora se ha acercado peligrosamente a la madera a causa del movimiento de las arenas. A finales de agosto se había anunciado de que el Mazarrón II sería extraído del fondo por piezas, debido a su delicado estado de conservación.

Plan integral

El director general ha reconocido que en la Comisión existían "más personas a favor de la extracción", pero también insiste en que "no había mayoría al respecto".

Rafael Gómez, director general de Bienes Culturales de Murcia y miembro de la Comisión, ha insistido en la necesidad de elaborar un plan integral, "dada la importancia de esta joya del patrimonio", que incluya todos los aspectos relacionados con "la responsabilidad de cada administración, la financiación del plan y toda su gestión".

A la reunión conjunta entre Cultura y Murcia asistieron también el director general de Industrias Culturales de Murcia, Juan Antonio Lorca, y el alcalde de Mazarrón, Gaspar Miras.