El presidente francés, Emmanuel Macron, presentó hoy junto a la empresa de lotería nacional gala, La Française des Jeux (FDJ), el boleto "Mission Patrimoine", que destinará entre 15 y 20 millones de euros a la restauración de edificios históricos en peligro. "El patrimonio es lo que nos hace sentir orgullosos y lo que simboliza la identidad francesa, la identidad europea, forjada a través de esta historia común que es el patrimonio", dijo Macron durante la presentación del cupón.

Noticias relacionadas

El presidente, que antes había inaugurado en la localidad de Ferney-Voltaire (este) el castillo del filósofo Voltaire, restaurado por 9 millones de euros, recibió en el Elíseo a los 250 representantes de algunos de los monumentos que se beneficiarán de estos fondos. El Gobierno ha estimado que la recolecta de los billetes, que se venderán en estancos a partir del 3 de septiembre y durante un periodo de 4 ó 6 meses a 15 euros, será de entre 15 a 20 millones de euros e irá dirigido a un fondo llamado Patrimonio amenazado.

Un 10 % de esos 15 euros -la parte que se lleva el Estado- irá a parar a 18 monumentos "emblemáticos" situados en distintos puntos del país y seleccionados por el Ministerio de Cultura por su valor religioso, monumental o arquitectónico y el carácter "prioritario" de la restauración. La ministra de cultura, Françoise Nyssen, explicó recientemente en el diario Le Figaro que de los 44.000 monumentos inscritos o clasificados como patrimonio histórico, 6.000 se benefician cada año de obras de restauración, y el presupuesto consagrado a la cuestión ha aumentado un 5 % durante el mandato de Macron.

Más de 2.000 monumentos aspiraban a recibir parte de las donaciones de la lotería "Mission Patrimoine", pero la organización solo preseleccionó 269, entre los que finalmente el ministerio escogió los 18 que presentaban más urgencia. La idea inicial, defendida por el presentador de televisión y amigo de Macron Stéphane Bern, fue aceptada por el presidente en parte como una posibilidad de recortar gastos presupuestarios.

Le Parisien desveló hoy que se tratará de un boleto de gran formato (15,2 por 20,3 centímetros) en el que habrá que rascar para encontrar los símbolos o cantidades idénticas. El premio será la cantidad que aparezca en las cifras que coincidan. La casa del escritor Pierre Loti en Rochefort (oeste), la del literato y político Aimé Césaire en Fort-de-France (Martinica) o la iglesia románica de Notre-Dame en La Celle-Guenand (centro) son algunos de los monumentos que se beneficiarán de estos fondos. Tanto el precio del billete como el premio máximo que sortean, de 1,5 millones de euros, serán los más altos de la lotería nacional francesa.