MasterChef Celebrity 5 se despide este martes. Otra temporada más consumida, otra edición gastada y vivida. Para los que trabajamos viendo la tele, el tiempo no se cuenta por minutos, sino por programas y semanas. Este martes el espacio culinario de los vips vuelve a fundirse a negro, y es normal sentir algo parecido a la nostalgia: esa gente, te guste más o menos, ha entrado en tu casa cada semana. Y, claro, se le coge apego. ¡Incluso a Ainhoa Arteta (56 años), con esa intensidad que siempre lleva a cuestas! 

Noticias relacionadas

En fin, de todo el plantel inicial de celebrities han quedado cinco gladiadores: Arteta, Florentino Fernández (48), Raquel Meroño (45), Josie (40) y Nicolás Coronado (32). De estos cinco, para mí, con todo el cariño, me sobran dos para que, de verdad, sea una batalla justa y equilibrada por la gloria: Raquel y Florentino. La primera creo que ha hecho un concurso muy deficiente, más bien ha ido salvándose el pellejo semana a semana por aquello de la suerte o el azar. No ha sido una concursante brillante ni ha destacado por elaborar grandes cosas. Antes al contrario: se ha arrellanado en el suficiente y ha ido así, raspando hasta que se ha colado en la final. 

Florentino Fernández junto a Raquel Meroño en montaje de JALEOS. TVE

No, para mí Raquel no se merece estar en la final. ¡Hubiese preferido que en su lugar estuviera La Terremoto (49), mandada a su casa la semana pasada! Ella tampoco era una experta en esferificaciones ni nada de eso, pero se la veía más implicada, con más sapiencia. ¿Piensan como yo que Meroño ha estado casi todos los programas en una cómoda sombra, sin hacer ruido? Tan solo sumó más minutos cuando se le promocionó el chiringuito. ¡No se merece ese puesto! ¿Ella sí y, por ejemplo, Gonzalo Miró (39) no? El hijo de Pilar ha presentado cosas muy profesionales y ha dejado perplejo y sorprendido al jurado en más de una ocasión. 

Era compañero, perfeccionista y competitivo, ¡era perfecto! Y lo echaron. Y qué quieren que les diga de Florentino Fernández. Ha hecho, eso sí, un concurso bastante más digno que Meroño, pero, ¡porque el listón estaba en el subsuelo! Creo que ha hecho mucho ruido, y pocas nueces. No cocina mal, cuando se concentra y se deja las bromas y al Flosie escondido, saca grandes cosas. ¿El problema? Que esto nunca pasa: que Flo está siempre instalado en la broma (que solo le hace gracia a él). Tanto, que incluso le ha buscado un problema a TVE por sus comentarios -seguro que inocentes- homófobos

Vamos, que Raquel y Flo van a durar la primera prueba, y caerán. Y de los tres restantes, ¡mi ganador es Nicolás Coronado! Vale, sí, muy pegado, a la zaga, está Josie, sí, pero Nico lo supera. Además, Coronado hijo es más perfil TVE. Puede parecer una tontería, pero no lo es. La pública se fija mucho en estas cosas y Josie es un tío súper completo, pero queda más mono Nicolás en la foto, como en su momento lo fue Tamara Falcó (39). Ahora hablamos de Nico y Josie, me despacho antes a Ainhoa: caerá también en el segundo round. ¡Por justicia! Hay que decir que Arteta no cuenta con el favor del público. 

No hay más que meterse en Twitter cada martes para darse uno cuenta de que la soprano es linchada sin miramiento ni vaselina. No gustan sus formas -pelín autoritarias y parecidas a las que se gastaba Celia Villalobos (71)-, ni su afán victimista, ¡el mundo contra mí!, ni que a la mínima de cambio aprovechara para cantar. ¡Toooooda la noche cantando! Y, claro, eso agota al más paciente. Decir, por aquello de la verdad, que sabe cocinar, eso no se lo quita nadie. La mujer se defiende bastante bien. Pero debe caer. 

Y llegó mi momento preferido: ¡Nicolás Coronado, ganador de MasterChef Celebrity 5! Ojalá Dios escuche mis plegarias. ¡Qué feliz me haría! Ese chico me conquistó desde el minuto uno. Y eso que, al principio, su timidez apenas si lo dejaban asomarse al mundo, pero, poco a poco, y a base de profesionalidad entre fogones, ha ido ganándose al jurado. ¡Solo la anterior semana se bloqueó y tuvo una mala primera prueba! Y menos mal que se produjo, porque creía que no era humano. ¡Todo se le da bien! Nada se le resiste. Su técnica es profesional, perfecta. Tiene ademanes de chef de altura, y eso lo olieron todos.

Se le nota la pasión que siente por la cocina. No hay más que bichear su Instagram para darse cumplida cuenta de que estos meses la cocina ha sido su única ocupación y preocupación. En Nicolás hay horas de dedicación, esfuerzo, sacrificio, además de, huelga decirlo, un carisma de escándalo, telegenia, belleza e inteligencia. ¡Coronado lo tiene todo! Es el típico perfil que todo concurso querría tener, y más uno blanco y para toda la familia, como es MasterChef Celebrity. Volvemos al termómetro de Twitter: nadie habla mal de él. Algunos, es verdad, realzan su guapura más que su saber hacer en la cocina, pero ni un solo comentario negativo. Y eso es por algo. 

Claro que mi adorado Nicolás no está solo en el olimpo de la perfección y la gloria: Josie comparte pupitre con él. Gusta mucho, él y su bruma; él y su sabiduría; él y sus frases míticas; él y sus circunstancias. Él es máximo valverde. Cuenta con un público fiel, aunque en este concurso los espectadores ni pinchen ni corten. Mi bola de cristal me dice que serán ambos quienes midan, agónicamente ya, sus escuálidas fuerzas. Y si no es así, ¡es lo que sería justo! Y ya al final de la noche... el ganador de MasterChef Celebrity es... ¡Nicolás Coronado! ¿Se imaginan que, al igual que hizo Preysler con su Tamara, Miguel Bosé da la sorpresa para arropar a su sobrino? 

[Más información: Flo y su polémico comentario sobre los camareros y la insólita propuesta de Nicolás Coronado a Samantha]