Una semana más, MasterChef Celebrity ha dejado momentos curiosos para analizar. Y sí, una vez más escenas que poco o nada tienen que ver con el cocinado. Bueno, una de ellas sí: los caracoles que ha tenido que cocinar Josie (40 años). A mí él es un tipo que me cae bien, vaya por delante. Al principio no lo aguantaba, para qué nos vamos a mentir. Me parecía engoladísimo, exageradísimo, prefabricadísimo en las formas, y todo muy ísimo. Me saturaba, me saciaba nada más verlo. Pero le he cogido el punto, y me divierte. 

Noticias relacionadas

Y encima, es cultísimo. De hecho, creo que es alguien muy necesario en el Celebrity. Que desengrasa y aporta un toque chic necesario. Ahora bien, creo que hay bromas de mal gusto que no se deben hacer, por mucha gracia que uno le imprima al tema. No se deben soltar, por estética si ya no por ética. Les cuento, resulta que en la primera prueba le han rendido tributo a los abuelos, fuente de inspiración para todos a través de la cocina y valedores de nuestra tradición gastronómica, como ustedes bien saben. 

Josie junto al chef senior en 'MasterChef Celebrity'. TVE

En esta primera prueba, los aspirantes han recibido la visita de diez chefs senior premiados por sus elaboraciones para replicar sus platos estrellas junto a ellos. Marmitako, caldereta de lechazo o bacalao empiñonado, han sido algunas de las elaboraciones. Pero ahora nos vamos a detener en la de Josie. Él tenía que cocinar caracoles, y más allá de la parafernalia que aquello ha supuesto -pueden imaginarse sus gritos y sus aspavientos a la hora de hervir y comer caracoles-, hay algo que a mí no me ha hecho nada de gracia. A lo mejor es que tengo yo la piel muy fina, puede ser. O ni siquiera: no es que me escandalice mucho el tema en sí, sino más bien la reacción taimada y laxa que ha habido en Twitter. 

Josie ha presentado ante el jurado sus caracoles, Caracoles Bérard, los ha llamado. Todo un reto para él, ya que ha pasado de tenerle miedo a los animales a crear un cosmético con ellos gracias a su baba. En fin, no me quiero detener en eso. Resulta que ha hecho unos caracoles "de escándalo", como los ha calificado Pepe Rodríguez (52), y los ha acompañado de una deliciosa salsa de chorizo y panceta. Todo muy rico. En un momento dado, el jurado ha sacado pan para hacer barquitos... y hete aquí la gran metedura de pata, salida de pata de banco de Josie en forma de frase: "¡Pero qué barquitos son esos, que parecen el Costa Concordia!". 

¿Y qué ha sucedido? NADA. ¿Por qué no? Porque es Josie. Hombre, querido, pues no. Lo que sigo sin entender es cómo nadie te ha censurado en el momento, o siquiera te ha afeado el gesto. ¡Madre de Dios si esto lo hubiera dicho otra...! Creo que utilizar el siniestro del buque italiano -en el que murieron 32 personas, por cierto- no te hace ningún favor, Josie, y no tiene ninguna gracia. Lo siento, tenía que decirlo. Es una broma de mal gusto y estoy convencido de que si esa frase la llega a decir, qué decirte, Ainhoa Arteta (56), la ponen a caer de un burro en Twitter. Qué digo: ¡piden su expulsión y unas disculpas públicas! Pero como la has dicho tú se ha pasado un tupido e injusto velo... 

No aguanto ese doble rasero. Y dicho esto, sigamos repartiendo estopa. Me declaro fan número uno de Chary Serrano, la chef senior de Córdoba que es bloguera -tiene su página web: mi cocina y otras cosas punto com-, y se ha descubierto como un auténtico sargento con Flo, al que ha llevado como una vela. De la primera prueba, además, me quedo con el momento en que Pepe Rodríguez le ha preguntado a Juanjo Ballesta (32): "¿Quieres una cerveza?", lo que me da a mí luz para pensar que esa es la razón por la que tanto va al baño en la prueba de exteriores, ¡porque se mea! 

El cerdo abierto en canal en la prueba de exteriores. TVE

Total, que de todos los platos, los mejores para el jurado han sido los de Ainhoa y los de Josie. Y el mejor entre los mejores: ¡el de Josie! En exteriores, el equipo de MasterChef Celebrity ha viajado Cáceres, donde los aspirantes han explorado las posibilidades de aprovechamiento que ofrece el cerdo. ¡La matanza del cerdo, como la han calificado en las redes! La verdad es que soy carnívoro, pero a mí también me ha dado un no sé qué ver al cerdo abierto en canal. No sé, estaré sensible. ¡Ese cerdo de 200 kilos expuesto ahí! Las redes, una vez más, han ardido. 

Celia, una expolítica cansina

"Estoy como en casa, es mi armario: plumas...", ha dicho Josie. ¡Otra vez metiendo la pata, hijo! Josie, amor, ¿por qué no te callas?. De la prueba de exteriores, me quedo con Celia Villalobos (71). Me quiero detener en ella porque he pasado por varios estadios de pensamiento. Me gustó, le cogí tirria, me volvió a gustar y ahora ya directamente no la aguanto. Es una expolítica revirada, revenida, cansina, casi rozando la amargura. ¡No sabe hablar de otra cosa! De su faceta como política, y dale con la política. Y dale, y dale, erre que erre. Que si Rajoy (65) para arriba, que si Aznar (67) para abajo. No puedo con ella.

Esta semana ha tocado hacer la gracia con los cerdos en la prueba de exteriores. ¡Cuántos cerdos he visto yo en el Congreso! "¿Tú por qué crees que me gusta el cerdo? Porque he vivido rodeada de bastantes", le ha confiado Celia a Flo (47), entre risas. Que sí, Celia, que todos los políticos son unos cerdos y bla, bla, bla. Pero, hija, tú has pasado a la historia por el Candy Crush. Tampoco es que tus méritos hayan sonado más hercúleos. Al final la historia no hace justicia, ¿no crees?. Has pasado a ser el azote, la killer de la política... de derechas. Importante matiz. En TVE, otro importante matiz.  

Expulsada: Laura Sánchez

[Más información: La noche que Raquel Meroño pagó a MasterChef Celebrity para promocionar su chiringuito de playa]