Casi dos meses después de su última visita, Antonio Orozco (47 años) regresaba a El Hormiguero. Sin embargo, en esta ocasión el barcelonés no estaba acompañado por el resto de miembros del jurado de La Voz. Orozco se presentó en solitario para hablar de su nuevo disco, Aviónica, que saldrá a la venta este viernes 30 de octubre.

Noticias relacionadas

En su condición de invitado platino, Antonio Orozco se permitió el lujo de acceder al plató montado en un coche descapotable. “Por fin se ha hecho justicia, es que el otro día cuando estuve aquí con Pablo López (36) y Alejandro Sanz (51) no veas lo que tuve que aguantar”, comentó antes de recoger la tarjeta que le acredita como miembro del selecto grupo de invitados de esta categoría.

A pocos días de que su disco salga a la venta, el barcelonés comentó que “estamos en la cuenta atrás, en la pista de despegue, nunca mejor dicho”, haciendo referencia a la portada de nuevo trabajo. Pero antes de entrar en materia, Pablo Motos (55) le dijo a su invitado que tenía el derecho a pedir un deseo gracias a su condición de platino: “Me gustaría ser infinity antes que Alejandro Sanz y Pablo López”, destacó entre risas.

Después de un vídeo en el que se repasaban los mejores momentos vividos en El Hormiguero por Antonio Orozco, el cantante mostró su lado más personal: “Es un disco de reconstrucción, muy emocionante porque parte de una historia real, la aviónica es el sistema que consiste que un avión se mantenga en vuelo; para mí, en estos últimos cinco años mi familia y el público han sido mis aviónicas particulares. Esto es un gracias enorme para todos ellos”, valoró.

Y justo en ese momento, cuando parecía que la sintonía entre presentador e invitado era total, Pablo Motos quizás pecó de exceso de confianza para lanzar una pregunta muy comprometida: “Una cosa que quisiera saber es qué has hecho en este proceso de reconstrucción para perder peso, porque ahora te veo como un pincel”. Lejos de sentirse ofendido, Orozco explicó que “cada uno tiene una constitución genética, he tenido la suerte de dar con grandes profesionales que me han enseñado a racionalizar las cosas y controlar mis estados de ansiedad, con la conciencia siempre de querer sentirse mejor. Pero eso no significa nada, hay gente que puede ser muy feliz independientemente de cómo esté físicamente”, remató.

Para quitarle un poco de hierro al asunto, Pablo Motos le preguntó de nuevo por sus hábitos alimenticios, pero esta vez para conocer si tenía algún secreto a la hora de controlar el hambre por la noche. “No hay solución, Pablo”, le respondió el invitado. Tras esa sentencia, Motos se explayó contando que “mi drama nocturno: yo me cuido mucho, como la gente sabe, pero llega la noche y me puede el chocolate. Al final, después de fracasar en todo, la única cosa que me funciona es irse muy deprisa a la cama”. 

Compañía conocida

Después de ese incómodo inciso, llegó el momento de volver a hablar del disco. Concretamente, presentador y artista hablaron del último single que ha visto la luz. Para Orozco: “Sobre Entre sobras y sobras me faltasmucha gente me ha dicho que suena al comienzo de mi carrera. Al final todo es cíclico. En este disco he cogido los mandos como productor y me lanzo al vacío donde nunca había estado. Cada día hemos ido paso a paso para encontrar la fórmula para contar las cosas, después de 21 años he tenido la sensación de comenzar de pleno. Y no hay nada más bonito que eso”, reconoció.

En ese videoclip, Antonio Orozco ha contado con una compañía de excepción: “Haber tenido la oportunidad de trabajar con Eva González (39) fue muy bueno. Estábamos grabando La Voz. Normalmente, soy muy celoso de las cosas, siento miedo de que Alejandro Sanz o Laura Pausini (46) opinen de mis canciones. Pero esa noche me vine arriba, la puse un par de veces y Eva se emocionó. Ahí le comenté que si le gustaría participar en el videoclip. Nueve meses después ha sido posible. Gracias a Eva porque ha sido un regalo”, reconoció.

Después de escuchar un extracto de la canción, Motos quiso agradecer a Orozco por dar otro motivo para “pensar en algo diferente a que convivimos con el coronavirus”. Este tema no fue eludido por el artista barcelonés, que aseguró que “te he estado muchos días escuchando hablar de la actitud que debemos tener ante una situación desconocida. Yo a mi hijo le hablo de ello, es el presente, lo entiendo, pero debemos intentar sacar lo mejor de cada día. Dentro de cada mala noticia siempre hay una buena. O lo hacemos juntos o no lo haremos. Si todo el mundo trata de tener razón va a ser difícil salir adelante. Ya habrá tiempo de ponerse las medallas”.

[Más información: Antonio Orozco no olvida a Susana Prat, su expareja fallecida: las visitas 'secretas' a su 'suegro']