Diego Arrabal (49 años), uno de los paparazzi más conocidos del panorama nacional con cientos de exclusivas a sus espaldas -la última, el paradero del rey Juan Carlos (82) cuando todo el mundo se preguntaba dónde estaba- se ha convertido en noticia esta semana.

Noticias relacionadas

A través de su cuenta de Instagram, el reportero gráfico anunciaba que, después de tres años en las filas fijas de Viva la vida, decidía abandonar voluntariamente el programa de los fines de semana de Telecinco. Su decisión, según él mismo, ha sido tomada porque prefiere quedarse jugando con su hijo pequeño. Algunas informaciones apuntan a que se trata de un rifirrafe con la presentadora, Emma García (47), tras un comentario suyo sobre la última entrevista a Terelu Campos (55) y Carmen Borrego (55).

Diego Arrabal en el programa 'Viva la vida' de Telecinco.

Sus palabras exactas sobre su adiós fueron las siguientes: "Amig@s: quiero ser yo el encargado de comunicaros que después de más de tres años participando en el programa Viva la Vida llegó el momento de deciros adiós. Jugar con mi hijo los fines de semana no tiene precio. Suerte para todos".

De lo que no hay duda es de que Viva la vida y Telecinco salen perdiendo con la abrupta salida de Diego Arrabal. JALEOS recoge los cuatro motivos de por qué el formato de Cuarzo no seguirá siendo el mismo tras la ausencia del malagueño.

1. Informaciones propias

Un programa en el que cuatro horas de cinco de duración se basa en contenidos de corazón y realities no sería lo mismo sin las informaciones exclusivas de sus colaboradores. Si bien algunos periodistas como Isabel Rábago (46) o Marisa Martín Blázquez (56) nutren con noticias el espacio, otros muchos, la mayoría, están contratados meramente para opinar. El enriquecimiento profesional de Diego Arrabal con informaciones exclusiva -y por supuesto su contexto: cómo se urdió todo, cómo se logró... - supondrá un roto para el programa de Emma García.

Diego Arrabal mostrando fotos nunca antes vista de Pablo Alborán y su exnovio.

2. Preguntas incómodas

En ocasiones, los propios tertulianos son protagonistas de la actualidad informativa, como es el caso de las hermanas Campos o de Kiko Matamoros (63) en su cruenta guerra contra Makoke (51). En todas estas ocasiones, Arrabal siempre ha sido quien ha agitado el avispero con preguntas que ningún otro se atrevía a hacer. Un valor añadido para el programa y un gusto para su audiencia, siempre ávida de conocer realmente la reacción más pura del famoso ante una circunstancia determinada. 

3. Exhaustivo conocimiento de los personajes

El hecho de que Diego Arrabal lleve más de 30 años en la profesión hace que su conocimiento de los personajes sea muy profundo. El haber seguido de cerca -literalmente- a personalidades como Carmen Martínez-Bordiú (69), Eugenia Martínez de Irujo (51) o la mismísima Isabel Preysler (69) hace que el marbellí hable con propiedad sobre los secretos de famosos que estén de actualidad en ese momento. 

4. Los archivos secretos de Diego Arrabal

No es ningún secreto si se habla de Diego Arrabal como uno de los paparazzi más respetados del gremio. Se propuso reventar la boda de Belén Esteban (46) con Miguel Marcos (32), a pesar de las fortísimas medidas de seguridad de los novios y consiguió fotos del interior de la ceremonia y la fiesta, a pesar de haberles dado salida un año después por respeto a su excompañera. Sus argucias para inmortalizar las exclusivas más difíciles llevaron al espacio de Cuarzo a crearle una sección llamada 'Los archivos secertos de Diego Arrabal'.

Diego Arrabal el día después de la boda de Belén Esteban con fotos del interior cuando estaba prohibido.

En ella, el reportero gráfico mostraba interesantes fotografías de viajes donde había interceptado a famosos como Alba Carrillo (34) en su luna de miel con Feliciano López (39) o a Isabel Preysler en unas vacaciones estivales con su pareja, Mario Vargas Llosa (84). Para fotografiar a su compañera de programa con su exmarido, el conocido tenista, Diego voló hasta la isla de Santa Lucía. Con Isabel Preysler lo tuvo algo más difícil, que no imposible. Arrabal tomó varios vuelos hasta conseguir hacer a la pareja en la isla privada de Mustique, una de las islas de lujo Granadinas, situadas en el mar Caribe.

[Más información: Diego Arrabal deja 'Viva la vida' tres días después de un encontronazo con Emma García]