Isabel Rábago (45 años) ha sido la última colaboradora de Viva la vida en abrirse en canal y sincerarse en la conocida como 'La escalera de las emociones'. A pesar de que la periodista es una de las caras conocidas más habituales de los platós de televisión y los programas de entretenimiento, siempre ha mantenido a muy buen recaudo su vida íntima.

Noticias relacionadas

Este domingo, rompiendo sus propias normas y destruyendo sus barreras, Rábago ha abordado temas como la culpa, la decepción, la mentira, el miedo y el amor. Isabel ha aunado los tres primeros conceptos en uno y lo ha vinculado a su paso por la política. "Estuve cerca de un año. Fue un año muy intenso y fue un año donde yo no lo pasé bien. No se pasaba bien fuera ni tampoco dentro. Fuera supuso un boom mediático y hubo muchas críticas".

La colaboradora Isabel Rábago.

"Con el momento de la dimisión de Cristina Cifuentes, se crea un nuevo comité ejecutivo e Isabel Díaz Ayuso me llama para ser Secretaria de Medios. Yo le dije que no necesitaba ningún cargo porque yo sabía que yo era el titular -en prensa- 'De Supervivientes al PP'. Nadie se preocupó en saber quién era yo. Ni fuera ni dentro. Dentro no fue nada fácil". 

Con dolor en sus palabras, Rábago ha admitido que no volvería a entrar en política: "No volvería a dar ese paso. Yo entendía la política como un servicio público. Cuando entras en un partido, ves cosas... pasaban demasiadas cosas... [...] Yo sabía perfectamente lo que iba a pasar si me metía en ese mundo. No fue nada fácil y hoy por hoy no lo volvería a hacer". 

Isabel Rábago en 'Viva la vida'. Mediaset

Con respecto al miedo, la también abogada ha comentado que en los últimos tres meses, debido a la pandemia del coronavirus, ha sentido miedo. "He sentido miedo porque no ha sido fácil. Miedo a estar viviendo una situación que me descolocaba, todavía tengo miedo... Tenía miedo a contagiarme... y en realidad, a contagiar. Eso no me lo habría perdonado nunca. Miedo al trabajo. Nosotros, todos sabemos cómo trabajamos los contratos que tenemos... tengo una sensación que nunca he tenido... Intento no pensar mucho en ello, pero tengo miedo a muchas cosas".

Para concluir, y como no podía ser de otra manera, Isabel Rábago ha hablado del amor. Y para ella, ese concepto es sinónimo del hombre de su vida, Carlos Rodríguez Ramón, al que ha preferido no nombrar para salvaguardar su intimidad. "Es lo más grande que tengo en mi vida, mi referente en la vida, quien me pone los pies en el suelo. Hemos crecido juntos, desde la universidad, soy muy afortunada".

Efectivamente, Isabel Rábago y Carlos Rodríguez Ramón se conocieron en la Universidad Pontificia de Salamanca cuando ambos cursaban primero de Periodismo y tenían 19 años. Juntos empezaron una idílica relación que dura hasta estos días. 

El mes del noviembre del año 2006 fue muy importante para ellos. La pareja decidía emprender un viaje para conocer Nueva York y fue ahí donde Carlos pidió matrimonio a Isabel. Fueron como novios y volvieron como prometidos. Tan solo un año después, en 2007, decidían pasar por el altar y darse el 'sí, quiero' en la colegiata de Santa Juliana de Santillana del Mar.

En aquel momento, Rábago ya era colaboradora de Telecinco y su marido desempeñaba las funciones de redactor en diferentes programas de La Fábrica de la Tele, como Vuélvete loca. En este tiempo, mientras ella continúa como colaboradora titular de muchos formatos de Telecinco y Cuatro, él ha cerrado recientemente una etapa laboral como redactor en un programa de Telemadrid.

[Más información: Isabel Rábago escribe una romántica carta a su marido: "Sin él no existe nada"]