Isabel Gemio junto a unos participantes de 'Hay una carta para ti', en un montaje de JALEOS.

Isabel Gemio junto a unos participantes de 'Hay una carta para ti', en un montaje de JALEOS.

Televisión FLASHBACK

¿Se acuerda de 'Hay una carta para ti', el programa que cambió de nombre para evitar el plagio?

Isabel Gemio primero, y Jorge Javier Vázquez después fueron testigos de historias con una profunda carga emocional.

Noticias relacionadas

En estos tiempos donde la tecnología parece haberle ganado la batalla a las conversaciones cara a cara, parece conveniente echar la vista atrás y recordar las épocas en las que las cartas, escritas a puño y letra, ocupaban un espacio que ahora pertenece a redes como WhatsApp.

Una declaración de amor, un arrepentimiento… el motivo de una carta podía ser de lo más variado, pero más allá del remitente lo que generaba siempre un gran nerviosismo era saber cómo lo iba a recibir el destinatario. Esta situación, tantas veces vista en el día a día, iba a tener su hueco en la pequeña pantalla de la mano de Hay una carta para ti.

Antena 3 decidió darle una oportunidad al espacio del Grupo Europroducciones, emitiendo su primer programa el 22 de septiembre de 2002, con Isabel Gemio (58 años) como presentadora. La extremeña ya era habitual en este tipo de formatos, después de su paso por Sorpresa, ¡sorpresa!, por lo que, a priori, la combinación parecía perfecta para alcanzar el éxito en materia de audiencias.

Primer programa de 'Hay una carta para ti' en Antena 3 JALEOS

El acto de presentación ya mostró las cartas de Hay una carta para ti. Mientras que Francesco Bosserman, presidente de Europroducciones, defendía que "la carta es el medio para reconducir una relación". Eso sí, fue Isabel Gemio quien se encargó de borrar cualquier atisbo de amarillismo: "Nunca se dan detalles morbosos ni escabrosos, no se incide en el motivo de la disputa".

Con estas premisas, el programa se estrenó con varios casos que siempre seguían la misma secuencia: un espectador enviaba al programa una carta dirigida a alguien. El destinatario se veía en el plató con el remitente, pero siempre separados por un biombo. Tras conocer la identidad de la persona que quería ponerse en contacto con él, el invitado decidía si escuchaba el mensaje o no.

Buena trayectoria

Como ya sucediera en Italia, donde el espacio aguantó cinco temporadas con un gran éxito, Hay una carta para ti se convirtió en una de las referencias del prime time dominical, combinando casos en los que se trataba de reconducir una amistad, una relación entre padres e hijos y, cómo no, algunos enredos sentimentales.

A base de diferentes historias, el espacio sobrevivió en la parrilla hasta el 18 de julio de 2004, fecha en la que Hay una carta para ti se despedía de la audiencia.

Pero como en la televisión está (casi) todo inventado, Telecinco rescató del olvido este formato, rebautizándolo como Hay una cosa que te quiero decir para evitar problemas legales. La cadena de Mediaset optó por dos bazas seguras en el rol de presentador, primero Jorge Javier Vázquez (49) y en una segunda etapa Jordi González (57).

Jorge Javier se estrena en 'Hay una cosa que te quiero decir' JALEOS

A pesar de ser un formato conocido (apenas había variaciones respecto al talk show de Antena 3) y de poder ser algo redundante, Hay una cosa que te quiero decir tuvo una vida más larga y prolífica que su predecesora, con cinco temporadas y casi 130 programas a sus espaldas. Durante este tiempo desfilaron por el plató, además, infinidad de caras conocidas, como Laura Pausini (45), Melendi (40) o Mireia Belmonte (29), hasta que bajó el telón de forma definitiva el 23 de febrero de 2015.

[Más información: ¿Se acuerda de 'La máquina de la verdad', el desembarco del polígrafo en la televisión de España?]