Risto Mejide durante su discurso sobre el 'caso Carlota' en 'Todo es mentira'.

Risto Mejide durante su discurso sobre el 'caso Carlota' en 'Todo es mentira'. Mediaset

Televisión MINUTOSTV

Mediaset, ¡tenéis al enemigo en casa! El tirón de orejas de Risto Mejide sobre el caso Carlota

Creo que el silencio solo hay que romperlo si es para mejorarlo... y en este caso creo que Risto solo ha puesto paños calientes que no ayudan ni favorecen al escándalo.

Noticias relacionadas

Perro no come carne de perro, reza el dicho. Yo me he formado bajo esa máxima en esta profesión tan bonita -y perra- como es el periodismo. Dicho de otra manera: el enemigo siempre es el enemigo, a la competencia ni agua y entre nosotros no nos vamos a pisar la manguera. Por eso Antena 3 es para Telecinco la cadena triste. Y así seguía yo pensando hasta que este lunes Risto Mejide (45 años) en su programa Todo es mentira de Cuatro ha dado al traste con ese dicho. ¡Ya todo vale! Saquemos los tanques contra nosotros mismos que esto es campo abierto y no conocemos a nadie. 

El tío, mirando a cámara con esas gafas oscuras que ya son parte de su leyenda, y casi de su piel, ha vomitado su "humilde, irrelevante y seguramente indocumentada opinión" sobre el caso Carlota, ese que trae de cabeza a Mediaset desde que viera la luz el vídeo en que la joven tuvo que enfrentarse a las imágenes de su propia, y supuesta, agresión sexual a manos del concursante José María. Ya ustedes saben; la historia es vox pópuli. La gente anda cabreada, indignada, aguerrida, revolucionada; las marcas publicitarias salen corriendo de Gran Hermano

Y justo en el punto álgido, la hermana pequeña de Telecinco, Cuatro, se atreve a abordar el tema cuando el silencio se había enquistado en Mediaset en su espina dorsal a salvo de esos dos comunicados que se emitieron. Nadie había hablado; de hecho, percibía hasta cierto reparo, pudor, miedo casi, por romper el silencio bajo un nombre propio. En ese momento, Risto, decía, mira a cámara... y afea a su propia cadena por cómo ha gestionado el tema. ¡Acabásemos! Me dice un compañero que no descarta que esto sea una estrategia de cadena. Puede ser. Yo, desde luego, no me fío, no me fío...

Porque no compro ese argumento de que Todo es mentira va por libre, que no se pone mordazas, que es combativo e independiente. ¡Ja!, me río yo. Para que Mejide haya hablado ha tenido que haber una luz verde por parte de los de arriba. Eso es así desde que el mundo es mundo. Pero, bueno, a lo que voy, más allá de eso: Risto ha tirado de las orejas a la cadena y a la productora de Gran Hermano. "Me parece muy desacertada la reacción -de Mediaset-, muy mal llevada. Como trabajador de esta casa me llevan los demonios cuando se calla ante acusaciones tan graves como las que se están vertiendo sobre los programas y los colegas de esta casa", asevera. 

Tirar a dar, pero a medio gas. Os digo que muy mal, pero por no salir al paso y no dar declaraciones públicas y en directo. No ya, qué cosas, por calificar de "incidente" el tema y por tan solo quitar el alcohol de la casa y revisar los protocolos, no. Mal, fatal, imperdonable que no habléis. Vale, sí, no niega Risto que aquello, lo que aconteció en y tras la noche de autos, no estuvo muy bien, pero, al punto, echa la manta sobre sus compis: "Creo en la inocencia de un grupo que ni siquiera está llamado a declarar en la causa. Y creo en la ética, la profesionalidad y honorabilidad de mis compañeros. Lo creo porque lo compruebo todos los días". 

Ahí, con objetividad. Sigamos: "No entiendo este silencio. ¿Tanto cuesta hacer lo que yo estoy haciendo ahora? ¿Salir y decir esto con toda la honestidad y con mucha más información y legitimidad que yo? Por supuesto, sería maravilloso en una gala de Gran Hermano. El que calla parece que otorga. Y en este caso me consta que no es así. Y una reacción a tiempo habría evitado muchos quebraderos de cabeza". Totalmente de acuerdo, Risto, en esa última frase. Muy buena, lo resume todo muy bien. Yo, si me permites, la modifico un tanto: "Si se hubieran hecho las cosas correctamente, se habrían evitado muchos quebraderos de cabeza". 

No sé, creo que el silencio solo hay que romperlo si es para mejorarlo... y en este caso creo que solo se han puesto paños calientes que no ayudan ni favorecen al escándalo. Risto, esta también es mi humilde, también irrelevante y seguramente indocumentada opinión: cuando se rompe el silencio es para hablar más de los fallos que de los errores. La autocrítica es depurativa, sanadora, liberadora y estoy convencido, de verdad lo creo, que se ha hecho de puertas para adentro. Ahora solo falta que se haga pública. ¿Escucharemos un comunicado en una gala de Gran Hermano? Lo dudo. 

[Más información: La ley seca se impone en 'GH' tras el 'caso Carlota': requisan el alcochol, ¡ese no es el problema!]