Hace meses que la vida de Enrique Ponce (48 años) y Ana Soria (22) volvió a su cauce normal y tranquilo, tras el tsunami mediático que supuso el divorcio del diestro y el posterior inicio del romance en verano de 2020. En plena canícula del pasado año, no se hablaba de otra cosa que de los avatares de esta pareja y del dolor de Paloma Cuevas (48), la todavía mujer de Ponce y madre de sus dos hijas, Paloma y Bianca. Sin embargo, pasó el tiempo y, con él, se fue el frenetismo y la intensidad informativa. Instalados en su ático de Almería, Enrique y Ana dejaron de copar titulares, salvo en momentos puntuales. El interés decreció, para fortuna de la pareja

Noticias relacionadas

Ahora, Enrique Ponce vuelve a los ruedos y, hace unos días, reapareció públicamente junto a Gonzalo Caballero (29), su compañero de cartel. Educado como siempre, evitó hablar de su vida privada y tan solo se limitó a asegurar ante los medios de crónica social allí desplazados: "Menudo verano me habéis dado".

Ni habló del divorcio aún sin firmar con su mujer, ni de Ana Soria. Tampoco de un evento familiar que tendrá lugar en las próximas semanas y que, qué duda cabe, supondrá toda una encrucijada para él: la Primera Comunión de su hija menor, Bianca. Será tan distinta a la de su hija mayor, Paloma, aquel mayo de 2017. Tan diferente por tantas cosas.

Enrique Ponce en una imagen de archivo. Gtres

Según ha podido conocer JALEOS por parte del entorno del torero, "no será una decisión fácil porque si de él solo dependiera te digo que allí estaría Ana a su lado". Pero el escenario todavía es complicado, cuando no tenso. Tardará un tiempo en que todo se recoloque. Un buen amigo suyo, que suma cerca de 20 años de amistad, confía a este medio que "Enrique solo quiere paz y llevarse bien con todo el mundo. Ir ese día acompañado solo puede generar más polémica o interés en los medios". Según la información que baraja este medio, la celebración podría tener lugar en la casa de Luis Alfonso de Borbón (46) y Margarita Vargas (37), grandes amigos de Paloma. Paloma ya se encuentra "ultimando los detalles y cerrando cosas". En todo momento, Ana Soria se mantiene al margen: "Ella hará lo que quiera Enrique, entiende que sus posturas y circunstancias son diferentes". Esta primera fuente consultada lo tiene claro: "Enrique irá solo, estoy casi convencido, y eso que, según me cuentan, Ana ya ha tenido un acercamiento con las hijas de Enrique". Pero una cosa son las menores; la otra, Paloma Cuevas, es muy distinta.

Puestos en contacto con dos personas del entorno de Soria, se asegura que la joven "deja hacer" a su pareja y no se interesa en exceso por nada que tenga que ver con su matrimonio: otra cosa es la familia, "a la que le gustaría que lo de Ana y Enrique se formalizara. Están encantados con él, dicen que es el yerno perfecto". Y se desliza tímidamente: "Se entiende que ya es un buen momento para cerrar una etapa y abrir otra". 

El escándalo de Ana al volante

Estas mismas fuentes aclaran a este medio sobre su incidente vial: "Ya está todo saldado y resuelto". Fue en febrero de 2021 cuando la noticia saltaba a los medios, volviendo a zarandear a la pareja: Ana había sido detenida por la Policía al ser 'pillada' conduciendo sin carné. La joven regresaba a Almería acompañada por Enrique Ponce al volante del coche del torero cuando vieron una patrulla que les daba el alto. Aunque la pareja intentó intercambiar sus sitios en el interior del automóvil, los agentes comprobaron que era ella quien conducía sin tener el título necesario para ello.

Una información que la propia Ana Soria desmintió pero que, según confirmó Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, fue cierta y la almeriense habría intentado engañar a la prensa. El Juzgado de Instrucción 5 de Almería condenó al pago de una multa de 1.440 euros por un delito contra la seguridad vial a Ana, tras la celebración de un juicio rápido el pasado 1 de febrero. En él se dice que la novia de Enrique Ponce reconoció ir al volante de un turismo sin carné y mostró conformidad con la pena interesada por el fiscal.

Ana Soria, en una imagen de sus redes sociales.

Ana compareció en sede judicial ante el juez en funciones de guardia tras pasar ese mismo día por dependencias policiales, donde se tramitó su ficha y se le tomaron las huellas dactilares como detenida. El Ministerio Público, tras la admisión de hechos, modificó su petición inicial y pidió multa de ocho meses a razón de ocho euros al día. Es decir, 1.440 euros que Ana pagará tras demostrarse que condujo sin carné de conducir, cometiendo un delito contra la seguridad vial. Fue el programa Viva la vida de Telecinco el que comenzaba su emisión del pasado sábado a las cuatro en punto de la tarde con la noticia de la detención de la joven almeriense, y no fue hasta horas después cuando hicieron público el motivo de la acción policial contra la novia de Ponce. 

Según los datos que manejó el espacio que presenta Emma García (47), Soria fue detenida y llevada a la comisaría para responder oficialmente al presunto delito contra la seguridad vial. Los hechos fueron los siguientes: la joven iba conduciendo y Ponce estaba de copiloto cuando en un momento dado atraviesan una glorieta en la que se encuentran con un control policial.

Tal y como contaron desde el programa, los protagonistas se pusieron nerviosos y se cambiaron el asiento; ella pasó al de copiloto y él, al de conductor. Entonces, llegaron a los agentes y Enrique demostró su documentación. Pero la Policía pidió los documentos de Ana, y es que la almeriense iba conduciendo sin carné. De hecho, nunca se ha sacado el carné de conducir y al parecer se encontraban "practicando con el coche" en ese instante.

[Más información: Ana Soria vende su espectacular chalet en Almería: sabemos su precio]