En las últimas semanas se han ido anunciando paulatinamente todos los nombres de los concursantes que se enrolan este año en la aventura de Supervivientes 2021, una edición que, todo indica, se estrenará la próxima semana. Sin lugar a dudas, de entre el elenco de caras conocidas que se lanzan a la aventura selvática, una ha sorprendido sobremanera: la del presentador Agustín Bravo (60 años). Tras un tiempo alejado de la televisión nacional -su última aparición en Telecinco fue en el espacio Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition-, Bravo regresa a lo grande.

Noticias relacionadas

De seguro, y salvo alguna sorpresa de última hora, se convierte, pues, en el fichaje estrella de esta edición. Ahora bien, ¿cuáles pueden ser las razones por las que el que fuera el presentador estrella de la década de los 90 se enrola en un reality de estas características? Su volumen de trabajo en los últimos años experimentó un descenso notable, exceptuando el programa que presentó en Canal Sur en 2019, No estás sola, y las sustituciones puntuales que ha realizado, hasta el verano 2020, en el programa de Carlos Herrera (63) en La Cope. 

Agustín y su mujer en una imagen de archivo. Gtres

Ante la escasez de contratos suculentos como los que recibía antaño, Bravo se reinventó en febrero de 2015 cuando inicia la creación de un canal de televisión en línea llamado YouTVasociándose con la empresa de un amigo, grabando varios programas de entrevistas por la calle. Agustín es el claro ejemplo de no saber estar parado y ha demostrado una gran capacidad de saber amoldarse a los tiempos. Ahora, viajando a Honduras, como hicieron, en ediciones anteriores, rostros de la talla de Isabel Pantoja (64) o Carlos Lozano (58). Más allá de su trabajo en televisión, ¿cuál es el estado de sus empresas? JALEOS tiene la respuesta. Esta podría ser esa otra razón, o ese otro 'pasaporte', que empujó a Bravo a decir sí a este reality de Mediaset. Según la información y los datos que arroja el medio Informa, el presentador figura a su nombre en, al menos, nueve sociedades, bien como administrador único o como socio o apoderado. Estas sociedades se encuentran afincadas entre Madrid, Sevilla y Alicante. Solo tres de ellas han presentado cuentas, aunque en años pretéritos. Por un lado, Altos de Pedro Muñoz S.L, cuyo cierre de hoja registral se produjo en 2017. La fundó en 2006 y, en ese fecha, presentó un capital social de 219.000 euros y su balance de resultados figura de -25.188 euros. 

Esta entidad, en ese 2006, según el Registro Mercantil, tuvo un activo de 1.542.605 euros. Por otro lado, otra de las sociedades que presentó cuentas fue Producciones Trujillo S.L. Se fundó en 2013 con un capital social de 3.005 euros, tiene unos resultados negativos de 1.650 euros y un activo de 1.000.692 euros en ese año. Por último, Conquistador Producciones S.L, también fundada en 2013, con un capital de 3.006 euros, dispone de un resultado de balance positivo de 10.672 y, como novedad, en ese año esta sociedad registró un balance de venta de 30.927 euros.

Agustín Bravo en un acto público en agosto de 2010. Gtres

Teniendo en cuenta que las únicas sociedades que presentan cuentas, estas datan de los años 2006 y 2013 respectivamente, se puede colegir que, a nivel financiero y a ese respecto, las empresas donde figura Agustín no gozarían de buena salud en la actualidad. Por tanto, a la luz de estos datos, Supervivientes podría constituir para Bravo un importante impulso económico. No solo eso: esta incursión en Telecinco le puede abrir las puertas a futuros proyectos con la cadena, como ocurrió con Pantoja y Lozano, que tras su estadía en Honduras continuaron ligados al grupo audiovisual durante un tiempo. 

Su glorioso pasado y sus pinitos en política

Si hay algo que ha sabido hacer Agustín Bravo es reinventarse y, precisamente por eso ha trabajado en algunas cosas que no se le podrían haber ocurrido a nadie. Un ejemplo claro de esto fue la política. El presentador cerró la candidatura del partido de Ciudadanos al Congreso en las elecciones generales del 26 de junio de 2016. Bravo lo confirmaba a través de un comunicado: "El compromiso por regenerar España y la lucha contra la corrupción, así como la defensa de la igualdad y la unión de todos los españoles que defiende Ciudadanos han sido claves para decidirme a dar el salto a la palestra política, y defender el modelo de país que propone el partido naranja".

Bravo también se ha sumado a la moda de ser actor y se ha atrevido con el teatro. Fue con una comedia musical llamada Los gurús de la crisis y se estrenó en el teatro Arlequín en Gran Vía, pleno centro de Madrid hace un tiempo. Está más que claro que el periodista ha sabido como hacerse un hueco en todos los sitios en los que ha innovado. En cuanto a su vida, personal se refiere, Agustín Bravo está felizmente casado desde el año 2004 con Susana Abad, con la que tiene una hija llamada Alejandra y que vino al mundo en el año 2008

Agustín fue uno de los rostros más queridos desde que se colaba en los hogares españoles en el mencionado programa, primero con Belén Rueda (55) y más tarde con la mítica Carmen Sevilla (90). Aquel espacio constituyó el trampolín perfecto tanto para Carmen Sevilla -gracias a El Telecupón regresó a la pequeña pantalla-, como para Agustín. Ese formato lo ayudó sobremanera para colocar en el podio de los presentadores más cotizados de la década. Desde entonces, su carrera no paró; todo lo contrario, creció sin techo y Bravo se convirtió en el rostro más reclamado para programas de televisión. Sin embargo, con el paso del tiempo su presencia fue menguando hasta casi desaparecer de la pequeña pantalla. 

[Más información: Qué fue de Agustín Bravo, el presentador estrella de los 90 que coqueteó con la política]