Tras retirarse del foco mediático después de haber sostenido en pantalla un sinfín de conflictos familiares, Kiko Rivera (37 años) ha comenzado un nuevo proyecto. Se trata de un programa emitido por Twitch y titulado En casa con Kiko, que se ha estrenado este sábado con un invitado estrella: Bertín Osborne (66). 

Noticias relacionadas

Durante su conversación, el presentador no puede evitar poner el foco en una fotografía que tenía Kiko de fondo. Se trataba de una bonita imagen en blanco y negro, en la que el Dj aparecía en los brazos de su padre, Paquirri, cuando era un bebé. Este detalle dio a pie a que una parte de la charla se centrara en el fallecido torero, con quien Bertín Osborne coincidió en más de una ocasión. El cantante contó que en alguna ocasión estuvieron juntos en el campo y que se encontraron poco antes de que el diestro falleciera

"Hicimos un viaje juntos en avión una semana antes, fuimos de Jerez a Madrid. Me estuvo diciendo que iba a dejarlo ya, que era su última temporada porque quería disfrutar de la familia", le contó Bertín Osborne a Kiko Rivera, quien tras escuchar este relato reconoció que en varias ocasiones ha llegado a pensar cómo sería su vida en estos momentos si el torero estuviese presente. Él mismo se respondió, asegurando que su día a día nada tendría que ver con su actualidad. "Hubiese sido muy diferente porque me han pasado tantas cosas de unos meses para acá... Si él viviera yo creo que no me hubiese pasado", aseguró el Dj que catalogó a su progenitor como un "fenómeno". Además, señaló que todos hubiesen sido más felices con el diestro. 

Kiko Rivera ha celebrado el éxito de su entrevista con Bertín Osborne en sus 'stories' de Instagram. Redes sociales

Más allá de desvelar el último deseo de Paquirri, Bertín Osborne también hizo referencia a una curiosa anécdota que tuvo lugar el 26 de septiembre de 1984, el día que murió el torero. Entonces, el cantante también se encontraba en Pozoblanco para ofrecer un show. Según contó, se enteró de la triste noticia poco antes de llegar a la localidad cordobesa porque se lo dijo la Guardia Civil que lo paró en el camino. "Canté la misma noche allí, en Pozoblanco, en un concierto. A la tercera canción de mi repertorio, que se llama Amigos, me puse a llorar y la gente en silencio, se levantó y se fue... Estaba descompuesto", desveló el artista. 

La conversación entre ambos ha sido todo un éxito y así lo ha celebrado Kiko Rivera en sus stories de Instagram, donde ha compartido que el vídeo ha alcanzado las 10.000 visualizaciones en Youtube. 

[Más información: Kiko Rivera estrenará su propio 'Mi casa es la tuya' con Bertín Osborne como primer invitado]