La vida de José Antonio Canales Rivera (46 años) cambió abruptamente cuando en noviembre de 2020 se emitió en Telecinco el programa especial Cantora: la herencia envenenada, donde parte de su familia, los Rivera, volvían a la primera línea mediática. Así, el propio torero se convertía en reclamo de los programas de Mediaset tras un tiempo apartado de los medios.

Noticias relacionadas

El espacio Sálvame lo fichó como colaborador y, de pronto, su vida personal y sentimental comenzó a interesar. La prensa le puso nombre y apellidos a su pareja, Isabel Márquez Prado, con la que mantenía una relación sólida y sin sobresaltos de año y medio. No obstante, la felicidad le duró poco al torero. Al programa vespertino de la cadena acudió una joven modelo, Cynthia, quien aseguró, sin género de duda, que había mantenido una relación íntima con Canales Rivera.

Imagen de la urbanización donde vive Canales Rivera. EL ESPAÑOL

Después de semanas negando la mayor, José Antonio reconoció su infidelidad, y su relación con su pareja, natural de Toledo, se hizo añicos. "Ella tiene toda la razón al dejarme porque lo he hecho muy mal y ahora mismo es lo que me merezco", sostuvo Canales, al borde de las lágrimas. El torero, que hacía vida en la casa de su pareja en Toledo, tuvo que hacer las maletas.  

El bloque de edificios donde vive actualmente Canales Rivera. EL ESPAÑOL

Ahora, JALEOS ha podido conocer en exclusiva cómo es la nueva vida de soltero de José Antonio y dónde vive. En las fotografías que acompañan a este artículo se puede ver a Canales paseando por la zona donde vive en la actualidad, en el norte de Madrid. Se ha mudado a un piso de alquiler en una urbanización construida en el año 2005. Se trata de un edificio de seis plantas con garaje, piscina, amplias zonas comunes, trastero y seguridad privada 24 horas. El piso, que está amueblado, tiene 145 metros cuadrados y tres dormitorios. El precio de alquiler del inmueble son 1.100 euros. 

En su nuevo barrio del norte de la capital Canales Rivera hace vida normal. Hace unos días, llegaba tras el programa entrando con su propio coche en el parking del inmueble. Minutos después, era fotografiado con saliendo a pasear con su perrito en las inmediaciones de su nuevo domicilio. Sin descuidar el teléfono, el joven, quizá, intentaba arreglar las cosas con su ya exnovia. Esta será la casa que el diestro utilice cuando esté en la capital de España por motivos de trabajo.

José Antonio Canales Rivera hace vida normal en su nuevo barrio y da paseos con su perro. EL ESPAÑOL

Lo cierto es que José Antonio Canales, que el próximo 28 de marzo cumplirá 47 años, vive en Madrid y Barbate, a donde viaja a menudo para estar al lado de su tío José Rivera 'Riverita', con el que mantiene una especial relación desde sus inicios como novillero y del que cuida siempre que puede, dada la enfermedad hepática que padece. De hecho, es Canales Rivera quien le acompaña a las sesiones de diálisis desplazándose con él hasta el hospital de Cádiz. El año nuevo no parece haber traído nada bueno al diestro gaditano, que se muestra entero pese a todo lo ocurrido con su vida, y esperanzado en que 2021 mejore el mal inicio vivido hasta el momento. 

El resurgir de Canales 

Hacía mucho tiempo que la vida de Canales transcurría fuera de la televisión y los medios de comunicación, con la salvedad de alguna aparición puntual y estelar en photocall. Pero su suerte cambió: era el fichaje del momento. Cantora lo rescató y Cantora lo está haciendo vivir una época esplendorosa a nivel profesional. No se puede quejar José Antonio. Este periódico pudo conocer por parte del entorno del diestro hace unas semanas que es un hombre que mira a la vida sin grandes ambages y habla claro: es consciente que está donde está en la actualidad gracias al escándalo familiar. 

Las cosas a nivel económico y empresarial le van bien. Acaba de abrir un restaurante y lugar de copas, Malabar. Está situado en Capitán Haya, en el centro de Madrid. Se deslizó a este medio que Canales "es un tío currante y emprendedor, que ha hecho mil cosas, le gusta innovar. Está muy ilusionado con este proyecto". Lo ha hecho posible de la mano de su gran amigo Julián Torrado. Debido a las limitaciones de aforo por la Covid-19, se explica, no se ha llevado a cabo una inauguración por todo lo alto, pero sí pequeñas fiestas. Se espera que sus compañeros de Sálvame arropen la empresa y una fuente que lo conoce de años apuntaba a este medio: "Es un valiente, en estos tiempos tan complicados abrir un local no es fácil". 

Una supuesta traición por parte de su amigo Antonio David Flores (44) puso sobre la pista la infidelidad de Canales a su actual pareja. Todos los focos se pusieron sobre su pareja antes de la ruptura. Fue la mujer más buscada del momento para el 'universo Sálvame'. Ella es de Toledo, tiene 45 años, es empresaria y una mujer "hiper discreta", como se confió a este medio. Isabel Márquez Prado estuvo muy agobiada por la presión mediática y antes de que su historia de amor con Canales saltase por los aires, así describía su entorno a ambos.

Canales e Isabel se conocen desde hace año y medio y lo suyo fue un auténtico flechazo. Amor a primera vista. Se gustaron, pero, sobre todo, se compenetraron cual puzzle: de gustos comunes, a ambos les apasiona el deporte y los caballos. De hecho, participaron en algunas carreras populares. Hoy, el presente de Canales es bien distinto. Soltero y con nueva vida en Madrid. 

[Más información: Canales Rivera, en cifras: nuevo negocio, empresas, marcas de ropa y su 'polémica' novia]