Si bien antes la relación entre madre e hijo ya era tensa y difícil, el pasado 4 de noviembre estalló la guerra entre Kiko Rivera (36 años) e Isabel Pantoja (64) con la demoledora entrevista que concedió el Dj a una revista del corazón. Esa fue la línea roja que se cruzó para no volver atrás. Desde entonces, comenzaron semanas intensas a nivel televisivo, con Cantora en la diana informativa y dos familias, Rivera y Pantoja, girando en la órbita de ella, Isabel. Este conflicto trajo muchos 'fantasmas' del pasado y también colocó de rabiosa actualidad a algunos miembros de la familia de Paquirri

Noticias relacionadas

El más mediático, José Antonio Canales Rivera (46). Primo de Kiko Rivera e hijo de Teresa, la hermana del malogrado diestro. Fue saltar el escándalo y su teléfono no parar de sonar. Hacía mucho tiempo que su vida transcurría fuera de la televisión y los medios de comunicación, con la salvedad de alguna aparición puntual y estelar en photocall. Lo solicitaron; primero apareció en Sálvame, de visita. Más tarde, se reencontró con Kiko en el histórico especial Cantora: la herencia envenenada y, a los pocos días, lo fichó La fábrica de la tele como colaborador. Canales Rivera, el fichaje del momento. 

Cantora lo rescató y Cantora lo está haciendo vivir una época esplendorosa a nivel profesional. No se puede quejar José Antonio. JALEOS ha podido conocer por parte del entorno del diestro que es un hombre que va de frente, que mira a la vida sin grandes ambages y habla claro: es consciente que está donde está en la actualidad gracias al escándalo familiar. Lo asume y acepta.

Tanto como asumió e hizo saber cuando se lo llamó hace unas semanas: su testimonio no era gratis. Esto es un trabajo y así lo está desempeñando. Le debe mucho a Sálvame. Este periódico se ha interesado por su sueldo. Es, como el de casi todos los colaboradores, por colaboración y convocatoria, y rondaría "los 600 euros". Una cantidad "más que aceptable, es de los mejores pagados tal y como están las cosas". 

Canales Rivera en imagen de archivo. Gtres

Como todo, su caché depende de la actualidad. Y ahora, la tiene. Ese sueldo, más el que se embolsa, aparte, con el concurso Quiero dinero, en el que todavía participa. De momento, a nivel empresarial acaba de abrir un restaurante y lugar de copas, Malabar. Está situado en Capitán Haya, en el centro de Madrid. Se desliza a este medio que Canales "es un tío currante y emprendedor, que ha hecho mil cosas, le gusta innovar. Está muy ilusionado con este proyecto". Lo ha hecho posible de la mano de su gran amigo Julián Torrado. Debido a las limitaciones de aforo por la Covid-19, se explica, no se ha llevado a cabo una inauguración por todo lo alto, pero sí pequeñas fiestas. Se espera que sus compañeros de Sálvame arropen la empresa y una fuente que lo conoce de años apunta a este medio: "Es un valiente, en estos tiempos tan complicados abrir un local no es fácil". 

Es un tío generoso y comparte cuanto tiene, "tanto en los buenos como en los malos momentos". El torero, además, es imagen de una conocida marca de ropa, Montepicaza, y tiene dos empresas a su nombre, una de comercio al por menor de prendas de vestir y otra de actuaciones recreativas y de entretenimiento. Estos días, José Antonio Canales Rivera no lo ha pasado demasiado bien en su colaboración en Sálvame.

Una supuesta traición por parte de su amigo Antonio David Flores (44) ha puesto sobre la pista una, también supuesta, infidelidad de Canales a su actual pareja. Se apuntó en el programa que hace unas semanas habría tenido un encuentro con otra mujer que no era su novia, extremo que desmintió el propio Canales y la máquina de Quiero dinero. Eso sí, esta 'inocencia' no evitó que el torero rompiera a llorar en directo, sobre todo por su pareja actual. Todos los focos se han puesto en ella. Es la mujer más buscada del momento para el 'universo Sálvame'. La 'polémica' novia cuyo testimonio todos quieren tener. 

¿Quién es ella? Este medio conoce todos los detalles. Ella es de Toledo, tiene 45 años, es empresaria y una mujer "hiper discreta". No le gusta "salir en la tele ni nada de eso, no es su mundo aunque respeta el de Canales". Se llama Isabel Márquez Prado, y una amiga de ella confía que "está agobiada con todo esto". Canales e Isabel se conocen desde hace "año y medio" y lo suyo fue un auténtico flechazo. Amor a primera vista. Se gustaron, pero, sobre todo, se compenetraron cual puzzle: de gustos comunes, a ambos les apasiona el deporte y los caballos. De hecho, han participado en algunas carreras populares. Cuenta el entorno de la pareja que "están felices" y que la palabra boda ya ha salido en alguna que otra conversación. Tiempo al tiempo. 

[Más información: Canales Rivera abandona el plató de 'Sálvame' entre lágrimas por el reencuentro de los Rivera]